Reunión climática Cancún: éxito moderado

Galarraga, Ibon

Markandya, Anil

Markandya, Anil

Basque Centre for Climate Change zentroko zuzendari zientifikoa

Gonzalez-Eguino, Mikel

Basque Centre for Climate Change (BC3) zentroko ikertzailea

El acuerdo alcanzado en Cancún, casi unánime, en el que sólo Bolivia ha mostrado su oposición, ha supuesto avances significativos en la adaptación y en la reducción de la deforestación, así como ayudas financieras a los países en desarrollo. Además, no se ha cerrado la puerta a un acuerdo vinculante de reducción de emisiones en la próxima reunión que se celebrará en Durban (Sudáfrica) en 2011. Este acuerdo reforzaría el Protocolo de Kioto. Creemos que esto se puede considerar un éxito moderado.
Reunión climática Cancún: éxito moderado
01/02/2011 | Galarraga, Ibon; Gonzalez-Eguino, Mikel; Markandya, Anil | Investigador del Basque Centre for Climate Change (BC3); Investigador del Basque Centre for Climate Change (BC3); Director científico del Basque Centre for Climate Change (BC3)
(Foto: -)

Al comienzo de la reunión de Cancún, se sabía que no podría alcanzarse un acuerdo vinculante y la esperanza se redujo notablemente respecto a la anterior reunión de Copenhague. Sin embargo, a la hora de definir el resultado de la reunión se puede decir que ha tenido un éxito moderado teniendo en cuenta el contexto de la reunión. El lector debe ser consciente de que el alcance de los acuerdos y avances que se pueden alcanzar en estas reuniones es limitado, ya que son casi más de doscientos los agentes negociadores (países), y los textos que se presentan a debate se definen y discuten con rigor antes de dar su aprobación formal.

Acuerdos

El 11 de diciembre de 2010, aprovechando también los últimos minutos de la reunión, los representantes presentes en Cancún (excepto Bolivia) aprobaron un paquete de decisiones denominado “Acuerdos de Cancún”. En estos acuerdos se avanzan algunos aspectos clave en las negociaciones climáticas. A continuación se presenta un resumen de las principales decisiones:

1. Se ha determinado --por primera vez oficialmente en Naciones Unidas- que el aumento de la temperatura media no debe superar los 2ºC. En el Acuerdo de Copenhague (COP-15) se propuso dicho acuerdo (o se “recogió por escrito”), pero las Naciones Unidas no lo aceptaron.

2. Se aprueban oficialmente los planes de reducción de emisiones fijados por los países para 2020 tras la reunión de Copenhague. Entre los países que han propuesto reducciones voluntarias (alrededor de 80 países) se encuentran los principales responsables de las emisiones, como China, Estados Unidos, Unión Europea, India o Brasil. Muchos países en desarrollo, sin compromiso de control de emisiones en el Protocolo de Kioto, se han comprometido por primera vez a hacer un esfuerzo por controlar sus emisiones e intensidad energética en sus economías. Este es un buen paso para alcanzar el objetivo de no superar los 2ºC de temperatura media, ya que la mayoría de las emisiones provienen de estos países. Sin embargo, con los compromisos actuales no se puede cumplir este objetivo de 2ºC. Las emisiones globales se verán reducidas en un 11-16% en 2020 (respecto a las emisiones de 1990), pero el IPCC considera que habría que reducirlas en un 25-40%.

3. Se han acordado los mecanismos de monitorización y verificación de las emisiones de los países (conocidos como MRV en inglés). Estos mecanismos no pudieron ser aceptados en Copenhague porque algunos países no deseaban una auditoría, pero estos recelos han sido superados en parte en Cancún. Según el acuerdo, los países presentarán sus inventarios de emisiones a un grupo de expertos independientes que, siguiendo las recomendaciones del acuerdo, monitorizarán y comprobarán las reducciones de emisiones.

4º Las segundas negociaciones del Protocolo de Kioto siguen abiertas. Algunos países clave ya han anunciado que no participarán en una segunda fase del Protocolo de Kioto si no participan Estados Unidos, entre los que se encuentran Japón y Rusia, y se espera que Australia y Canadá sigan por detrás. No obstante, esta decisión se tomará en el COP-17 de Durban (Sudáfrica) en 2011.

5. Para el período 2010-2012 se han acordado 30.000 millones de dólares de transferencia y 100.000 anuales hasta 2020 para ayudar a los países en desarrollo a reducir sus emisiones y adaptarse al acuerdo. Desde la reunión de Copenhague, los países han formalizado sus compromisos de aportación para llegar a esas cifras. Estas cifras serán una combinación de financiación pública y privada (mercados de carbono).

6º Se ha definido el procedimiento para la puesta en marcha de un fondo de clima verde ( Green Climate Fund ). Este fondo, que no está relacionado con el punto 4, tendrá una representación equilibrada de los países en desarrollo y los países desarrollados, y será gestionado inicialmente por el Banco Mundial.

7. Se refuerza la función de los mecanismos de desarrollo limpio y otros mecanismos de mercado. En este sentido se introduce la novedad de que se podrán obtener créditos de carbono mediante proyectos de captura y almacenamiento de carbono (CCS).

8º. Se ha aprobado un marco de trabajo sobre adaptación y se ha avanzado en los detalles sobre protección de bosques y transferencia de tecnología. Mediante el mecanismo REDD+ ( Reduced Deforestation and Forest Degradation ) contribuirán a la conservación de los bosques de los países desarrollados a través de mecanismos que incluyen mecanismos de mercado. Hay que tener en cuenta que dos tercios de las emisiones de los países en desarrollo provienen de la deforestación y la degradación de los bosques. Por otro lado, el acuerdo ha definido una estructura directiva ("Climate Technology Center and Network") que unifica la oferta y la demanda de tecnologías de bajo consumo de carbono.

Valoración global

Teniendo en cuenta la crisis económica global en la que viven la mayoría de los países desarrollados y, sobre todo, teniendo en cuenta que tras el escaso resultado de la reunión de Copenhague (COP 15) y la controvertida organización, el Acuerdo Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCCC) se puso en cuestión, el acuerdo de Cancún puede considerarse un paso importante.

De hecho, se han logrado avances importantes en temas tan importantes como los mencionados en el punto anterior (especialmente para muchos países en desarrollo). Este avance abre las puertas a la consecución de objetivos vinculantes y ambiciosos de reducción de emisiones en la reunión de Durban. El camino hasta entonces es largo y tanto la presidencia actual (México) como la futura (Sudáfrica) tendrán que aprovechar sus capacidades para lograr este objetivo y preparar el contexto adecuado para lograr mejores y más ambiciosos acuerdos.

El cambio climático sigue necesitando de numerosos agentes en ámbitos de acción ajenos al proceso de negociación de las Naciones Unidas --de todos los grupos de interés, de todos los niveles gubernamentales, etc.-- para contribuir de forma decidida a la reducción de emisiones y a la adaptación al cambio climático. Pero el proceso dentro de la UNFCCC sigue siendo parte fundamental de la solución. ¡La reunión COP 17 podrá aprovecharlo y aumentar el éxito moderado de la reunión de Cancún!

Galarraga, Ibon; Gonzalez-Eguino, Mikel; Markandya, Anil
Servicios
272
2011
Servicios
027
Medio Ambiente; Ferias, congresos; Climatología
Análisis
Biblioteca

Gehitu iruzkin bat

Saioa hasi iruzkinak uzteko.

Babesleak
Eusko Jaurlaritzako Industria, Merkataritza eta Turismo Saila
MAIER Koop. Elk.
KIDE Koop. Elk.
ULMA Koop. Elk.
EIKA Koop. Elk.
LAGUN ARO Koop. Elk.
FAGOR ELECTRÓNICA Koop. Elk.