¿Prolonga las garras el desierto?

Roa Zubia, Guillermo

Elhuyar Zientzia

Las Naciones Unidas acordaron en una reunión celebrada en 1998 una definición oficial sobre la desertificación, que consiste en la degradación de la tierra en zonas áridas, semiáridas y subhúmedas secas. Sin embargo, no todos los expertos coinciden en esta definición. Según Naciones Unidas, el 30% de la superficie terrestre se está convirtiendo en desierto. Pero, una vez más, no todos los expertos coinciden. Incluso hay quien cuestiona que la desertización sea un problema.
¿Prolonga las garras el desierto?
01/06/2006 | Roa Zubia, Guillermo | Elhuyar Zientzia Komunikazioa

(Foto: De archivo)
Ser desiertos no es un problema en sí mismo. Sin embargo, los ecologistas están preocupados por la evolución de estos desiertos, es decir, quieren saber si se están expandiendo y, en caso afirmativo, quieren saber por qué. La expansión de los desiertos puede deberse a un proceso de origen natural o a la acción humana. Posiblemente ambas influyan, la naturaleza y el ser humano.

La influencia humana

Esto significa que la propia palabra desarrere tiene que ver con el concepto de agricultura, al menos en su origen; el desierto es una tierra perdida para la agricultura en lo que se refiere a la etimología de la palabra. Con el tiempo el significado ha cambiado, se ha ampliado, pero el concepto inicial no ha desaparecido. Muchas de las definiciones de desertización siguen considerando la fertilidad de la tierra.

La tierra que ha perdido fertilidad se está convirtiendo en un desierto. Sin embargo, esta idea no explica cuál es el culpable de esta pérdida. Pero se puede pensar que es un ser humano.

Nadie duda de que el ser humano tiene una enorme influencia en el medio ambiente. En definitiva, la agricultura es una actividad que, en mayor o menor medida, se dedica a la desertificación. La influencia es alta cuando se exige mucho al suelo y se utilizan métodos muy inadecuados. No siempre convierte la zona en desierto, pero siempre tiene una cierta repercusión ecológica. Por ejemplo, la creación de una zona de plantas comestibles requiere muchas veces la deforestación, uno de los primeros pasos del proceso de desertización. Y en los casos en que los bosques no se deprimen, se rompe la organización de la naturaleza en beneficio del hombre. De un modo u otro, la agricultura siempre tiene influencia, de un tipo u otro.

Un problema de la agricultura es que en muchas zonas sólo crece una especie vegetal.
De archivo

Es cierto que la agricultura no elimina la vegetación, pero la sustituye. Allí donde había bosques y sotobosque se han ido introduciendo cultivos, artasoros u otro tipo de plantas, en plantaciones cada vez más grandes. Y aunque no se ha reducido la cantidad de plantas, esta sustitución empobrece la tierra. En definitiva, la presencia de plantas monoespecíficas en un determinado campo rompe el equilibrio de fertilizantes, ya que hay plantas que acidifican el suelo, otras que consumen nitrógeno o fósforo, etc. Sólo hay una especie que equilibra las cantidades de fertilizantes. A la larga, la sustitución de la vegetación provoca graves desequilibrios del terreno.

Humus

Este desequilibrio del suelo también debe tener en cuenta los residuos. En muchos tipos de agricultura se "limpia" la tierra tras la cosecha, evitando que los residuos se depositen en el suelo.

Sin embargo, la naturaleza no funciona así, sino que cualquier hoja muerta, tallo o flor queda en el suelo y entra en proceso de formación de humus. Es un proceso de al menos varias semanas. La planta muerta es marchitada, seca, deformada y descompuesta. Pasa de ser una hojarasca a no ser nada. Aparentemente se pierde, pero realmente no se pierde, se convierte en humus.

Este proceso de transformación del humus es consecuencia de la actividad de muchos seres vivos y se produce muy lentamente. En un principio, las plantas muertas forman una capa de restos vegetales; en los bosques es una hojarasca y en los prados una hierba secada, flores o raíces agotadas. Insectos y otros muchos invertebrados se benefician de esta próspera capa. Insectos pequeños, arañas y ácaros y, a nivel microscópico, bacterias y hongos también intervienen en la digestión a partir de plantas directamente o de restos de invertebrados.

La deforestación es la primera modificación de la corteza terrestre hacia la formación de desiertos.
De archivo
Todas estas digestiones de muchos pasos hacen que esta tierra se enriquezca, es decir, se forman moléculas con alto contenido en carbono, nitrógeno, azufre y fósforo. Además es un proceso sin oxígeno, es decir, como ocurre en capas subterráneas que no están en contacto con la atmósfera, la tierra soporta un juego sin oxígeno. Todo ocurre no en el medio oxidante sino en el reductor. En consecuencia, los elementos necesarios para el crecimiento de las plantas son devueltos al suelo. La naturaleza funciona en base a ciclos químicos.

Para la agricultura, sin embargo, los invertebrados y los microbios mueren y no hay digestión. Además, antes de la siembra el suelo se vuelca con el arado, poniéndose en contacto con el oxígeno. Por eso no se genera humus porque necesita un entorno libre de oxígeno.

No crear humus no significa que esa tierra esté en proceso de desertización. Cada área evoluciona en función de las condiciones locales. Pero donde hay agricultura extensiva no se produce humus, esto empobrece la tierra y se crean condiciones para la expansión del desierto.

Animales

Además de la agricultura, otras muchas actividades humanas han influido en la superficie terrestre. La ganadería, por ejemplo, ha tenido una gran importancia; por un lado, la deforestación y, por otro, el exceso de animales ha eliminado la vegetación. Cuando la naturaleza está desequilibrada porque hay muchos seres vivos de la misma especie, independientemente de si son humanos o animales. Cuando se agotan los recursos de una zona, la superficie terrestre se desequilibra. De hecho, la ganadería es el principal factor causante de la expansión de los desiertos.

La ganadería es la principal causa de agotamiento de la tierra.
De archivo

Por otro lado, el ser humano ha desbrozado los bosques, no sólo para la siembra o para que los animales tengan pastos; ha talado árboles con el fin de explotarlos, dando prioridad a varias especies. Dependiendo de las especies arbóreas, la vegetación subyacente es diferente. De esta forma, en muchos casos se pierden plantas no recuperables.

Expertos en la investigación de la expansión de los desiertos mencionan otras actividades como el origen de la transformación o desaparición de la vegetación. La construcción de minas a cielo abierto, por ejemplo, ha tenido un gran impacto, y la construcción no ha hecho más que decir.

Las máquinas pesadas empleadas en la construcción compactan el suelo. En las tierras compactadas se reduce el crecimiento de la vegetación y, sobre todo, el filtrado del agua. Estas zonas facilitan o, al menos, permiten la expansión del desierto.

Erosión

El problema de no crear humus está relacionado con el de compactar la tierra. En ambos se modifica el ciclo natural del agua. El suelo no alterado es un material permeable. Y es permeable gracias a la acción de animales y microbios, a este proceso de formación de humus. En definitiva, los fertilizantes que contiene el humus se disuelven en el agua, por lo que son absorbidos por las plantas desde sus raíces. Las raíces crecen con la planta y sostienen el suelo.

El fuego tiene un doble efecto; por un lado, forma parte del ciclo de la naturaleza, pero por otro, el fuego excesivo agota la tierra.
De archivo
Si esto no ocurre, si el suelo no es permeable y no se sostienen las raíces de las plantas, el agua erosiona el suelo. Poco a poco se va arrastrando. Se trata de un efecto conocido que se produce en las zonas de corta de árboles. Al cortar el árbol muere y las raíces no cumplen la función de sujetar el suelo. Al final, con el tiempo, esta superficie se pierde poco a poco, arrastrada por el agua.

Un ejemplo muy llamativo es la desembocadura del Ebro. Hoy en día hay un gran delta, pero hace quinientos años no existía este tipo de deltas, se extendió por unos pocos años hasta llegar a la forma actual. De hecho, el origen del delta fue consecuencia de la brutal deforestación de los Pirineos. XVI. En el siglo XIX, el gobierno español necesitaba árboles para construir barcos que necesitaban madera. La deforestación provocó una fuerte erosión y las tierras erosionadas dieron forma al delta del río Ebro.

Lluvias torrenciales e incendios

El clima también causa erosión. La erosión del agua puede depender del clima. Se da la paradoja de que en algunos territorios donde llueve poco, la lluvia que hace se hace en forma de lluvia intensa, con mucha fuerza, y se produce un efecto contrario a lo que se puede esperar: se produce una fuerte erosión debido a la lluvia. En estas zonas, por lo general, no suele haber mucha vegetación y el viento también erosiona el suelo.

Es un proceso natural, no humano. Sin embargo, si la actividad humana elimina la vegetación, la expansión del desierto puede considerarse artificial o, al menos, como un proceso acelerado por el hombre.

La erosión, tanto del agua como del viento, ha dado forma al desierto.
De archivo

Otra paradoja se da en el caso de los incendios. En la naturaleza se producen incendios; una zona puede inflamarse de forma natural, por ejemplo, en los bosques no es extraño. Y esos incendios están dentro de los ciclos de la naturaleza. Los incendios son necesarios para mantener el equilibrio.

Eso es lo que aprendieron en los parques naturales de Estados Unidos, donde los incendios son esenciales para el avance de algunas especies. Desde que Yellowstone, Yosemite y lugares similares, la tendencia de los vigilantes era apagar los incendios. Es lógico desde el punto de vista de la conservación. Sin embargo, con el paso de los años se dieron cuenta de que en algunas especies, por ejemplo, las secuoyas estaban en una situación cada vez más grave. Necesitaban fuego para vivir; entre otras cosas, el fuego limpiaba la zona circundante. Por tanto, dejaron de extinguirse los incendios en los parques naturales. Controlaban sí, pero no los apagaban sistemáticamente.

El problema de los incendios es la medida y la frecuencia. Los fuegos provocados por el hombre rompen el equilibrio natural, porque son muchos y en muchos casos destruyen completamente el territorio. Al igual que ocurre con otros factores, los incendios naturales tienen una medida y la actividad humana rompe rápidamente el equilibrio que esta medida da a la naturaleza.

Suma de factores

Todos estos factores no convierten directamente las tierras en desiertos. Son factores auxiliares. La deforestación y el empobrecimiento de la tierra no son sinónimos; la agricultura no agota totalmente los fertilizantes; no crear humus no significa que la vegetación no crezca. No son efectos automáticos causa-efecto. El proceso de desertización es más complejo, no es igual en todas partes y no depende de un solo factor.

La construcción puede no ser el motor principal del proceso de desertización, pero debe tenerse en cuenta la longitud.
De archivo

Un proceso gradual consiste en transformar un campo en desierto, es la suma de muchos factores. En el suelo desolado, por ejemplo, a pesar de los años de grandes rebaños, la tierra necesita otra cosa para convertirse en desierto. Pero si el clima se calienta en la zona y las lluvias torrenciales provocan erosión, por ejemplo, esta zona se encuentra en vías de desertización. A veces se pierde una zona fértil, aunque el entorno sigue siendo fértil, pero normalmente se trata de la expansión de un desierto ya existente.

Es por ello que los expertos quieren analizar el origen de estos factores. ¿Quién es el culpable de la desertificación, la naturaleza o el hombre? Está claro que muchos de estos factores se deben a la actividad humana, pero no es fácil saber si la expansión de un determinado desierto es un proceso natural. Es difícil determinar el grado de influencia humana.

Sin embargo, antes de preguntarse si la influencia humana es alta o baja, hay que preguntarse si se está produciendo la expansión de los desiertos. En algunos casos no hay duda. Nadie pone en duda que el lago Chad se está secando y que a medida que se seque, el desierto que le rodea se expande. Pero en muchos otros lugares no está claro si se está produciendo la desertización.

Opinión de las Naciones Unidas

A nivel planetario es muy difícil determinar hasta qué punto llega la acción humana. Sin embargo, existen datos oficiales del proceso de desertización. Según los responsables del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, el 30% de la superficie terrestre se está convirtiendo, en mayor o menor medida, en desierto. Además, el 6% de la superficie terrestre está sufriendo una gran desertización, son territorios inrecuperables. Estos datos fueron publicados en 1984 en un congreso celebrado en Nairobi. Según ellos, la suma de las superficies de los territorios en desertificación es equivalente a la superficie total de América, 33 millones de kilómetros cuadrados.

(Foto: A. Lasa)

Los datos de las Naciones Unidas son representativos. Sin embargo, ¿son datos correctos? No todos los expertos están de acuerdo en ello. Según algunos, este dato ha sido soplado por la propia Conferencia de las Naciones Unidas, con el fin de tener la excusa de asignar dinero a varios proyectos.

Las críticas han sido publicadas en fuentes diversas, como la revista divulgativa Newscientist, el diario New York Times y algunos libros. David S. G. Thomas y Nicholas J. Desertification publicada por geógrafos middleton: Uno de los ejemplos más importantes es el libro Exploding the Mith.

Según estos geógrafos, los factores científicos de la desertificación no son suficientemente conocidos. Por tanto, si no se conocen, no es posible medir con precisión la influencia de estos factores. Y, al hilo de esta idea central, critican cuatro puntos, generalmente aceptados por la mayoría de expertos.

En primer lugar, cuestionan los datos aportados por las Naciones Unidas, es decir, que un tercio de la superficie terrestre está sufriendo un proceso de desertización, dato que no se ha medido, sino que ha sido extrapolado y, aunque desde el punto de vista de la publicidad es una idea fuerte, es un dato "inventado".

El segundo punto es que las zonas áridas son ecosistemas frágiles y sensibles; estos expertos afirman que no, según las condiciones, su estado es reversible.

El tercer punto tiene que ver con la sociedad. Aceptan que la desertización es una de las principales causas de la pobreza de los pueblos, mientras que los geógrafos Middleton y Thomas consideran que el origen de la pobreza son las políticas y los malos sistemas económicos.

El último punto se refiere a la importancia de las Naciones Unidas; según los autores del libro, la desertificación se ha convertido en un mito institucional, pero todavía no se ha demostrado que las medidas de las Naciones Unidas mejoren la situación.

No se cuestiona que se está produciendo la desertificación, pero puede que no ocurra en la medida en que se anuncia. Quién sabe, puede ser un problema político y económico, más que biológico.

Patrimonio del volcán Saint Helens
Una de las grandes erupciones volcánicas documentadas por el hombre es la del volcán Saint Helens. Se encuentra en Estados Unidos, en el estado de Washington, cerca de la costa occidental y a ciento cincuenta kilómetros de la ciudad de Seattle.
En 1980 se produjo una brutal erupción. La cima del volcán estalló, perdió unos cuatrocientos metros en unos minutos. El material perdido se dispersó a la atmósfera, las cenizas fueron arrastradas y difundidas por el viento y se distribuyeron alrededor de los trescientos kilómetros de retorno alrededor del volcán. En consecuencia, la vida desapareció de las laderas del volcán y de los terrenos circundantes. La erupción provocó una brusca desertización.
(Foto: ANDÉN)
Pero la vida sólo tardó unos veinte años en colonizar las laderas del volcán. Al principio llegaron insectos y pequeñas plantas, luego más grandes y con ellas otros animales.
Veinte años después, la vida puso en marcha un proceso contra la desertificación. Esto representa la fuerza de la vida. Es un colonizador. Por lo tanto, la naturaleza tiene la capacidad de recuperar espacios perdidos, que en muchos casos sólo requiere tiempo.
Puente Roa, Guillermo
Servicios
221
2006
Seguridad
040
Medio Ambiente; Geología; Hidrología; Biología; Ecología; Agricultura
Dossier
Servicios

Gehitu iruzkin bat

Saioa hasi iruzkinak uzteko.

Babesleak
Eusko Jaurlaritzako Industria, Merkataritza eta Turismo Saila
MAIER Koop. Elk.
KIDE Koop. Elk.
ULMA Koop. Elk.
EIKA Koop. Elk.
LAGUN ARO Koop. Elk.
FAGOR ELECTRÓNICA Koop. Elk.