¿Tortugas? ¿Aquí?

Paz Leiza, Leire

Biologoa

BOLUE Ingurumen Ikerketak

Buenetxea Aragüés, Xabier

Baso Ingeniari teknikoa

BOLUE Ingurumen Ikerketak

Sí, en nuestros ríos y humedales viven apoyados. Desgraciadamente, hoy en día, las especies más abundantes y extendidas son las de especies foráneas, mientras que las especies autóctonas se encuentran amenazadas. Tras años de investigación en los territorios de Bizkaia y Araba, trataremos de desvelar algunos secretos sobre este mundo tan desconocido.
dortokak-hemen
Emys orbicularis, galápago europeo. Ed. © BOLUE Estudios Ambientales

En el año 2001, tras la realización del inventario herpetológico del municipio de Getxo y la preocupación por el creciente número de galápagos extraños en el humedal de Bolue, con el apoyo del Departamento de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Getxo, S.O.S. Comienza el proyecto Galápagos. Buenetxe, I. Con la ayuda de Zugadi, con la intención de sacarlos. A pesar de que en la Península Ibérica se sabía que el galápago extraño es invasor, nadie se atrevió hasta entonces a afrontar el problema.

El de Bolu fue, por tanto, una iniciativa pionera a nivel estatal, que inicialmente mantenía a los animales capturados en un recinto controlado junto al humedal. Pronto se quedó pequeño y tuvieron que trasladarse al Centro de Restauración de Fauna Silvestre de Bizkaia.

Sólo en el primer año se capturaron más de 150 galápagos extraños, 17 galápagos corruptos ( Mauremys leprosa ) y en 2003, el primer número del galápago europeo ( Emys orbicularis ). Estas dos especies son autóctonas en la Comunidad Autónoma del País Vasco y están clasificadas en el Catálogo de Especies Amenazadas con la característica "Vulnerable", por lo que se procedió a su suelta en el humedal tras su identificación. Además, en el Centro de Rehabilitación se tomó la decisión de desprenderse en el humedal de Bolue de ejemplares de diferentes orígenes de estas especies, con el fin de reforzar su población. Esto sucedió en verano de 2004, al tiempo que se detectaron los primeros ejemplares recién nacidos del galápago europeo, primer dato de reproducción de la especie en la CAPV.

Poco después de empezar a trabajar en el humedal de Bolue, se llevaron a cabo estudios en lugares concretos de las dos provincias mencionadas, y en 2007 en Bizkaia y en 2010 en Álava comenzamos a explorar poco a poco todo el territorio con un doble objetivo: por un lado, buscar especies autóctonas y por otro, sacar los galápagos de especies extrañas de espacios naturales.

Metodología de trabajo

Mauremys leprosa, galápago correcedor, con un emisor de radiotracking recién adherido. Ed. © BOLUE Estudios Ambientales

Los galápagos son animales fugaces que pueden pasar desapercibidos fácilmente. Por lo tanto, cuando llegamos a un nuevo lugar, un día soleado, nos acercamos al humedal con todo silencio y movimientos lentos, y con la ayuda de los prismáticos o del telescopio, buscamos en primer lugar los apoyados que pueden estar al sol.

Después ponemos trampas. Suelen ser de diferentes modelos: en forma de andén y que se denominaron "trampas de Bolue". Los primeros son similares a los utilizados para la captura de cangrejos o anguilas, es decir, las aberturas en forma de cono invertido permiten la entrada del galápago pero evitan la salida; nosotros, además, los suministramos con flotador para que los apoarmados respiren, y para atraerlos ponemos como cebo el pez o el hígado de pollo. La trampa Bolue, por su parte, aprovecha la necesidad de que los apoyados tomen el sol; cuando suben sobre la trampa, se activa desde fuera y quedan atrapados dentro de una red que la rodea, cuyo nombre proviene del humedal de Bolue, donde se inventó. Desde entonces ha sido utilizado en diversos espacios naturales del estado para capturar galápagos extraños.

Rellenamos una ficha por cada uno de los galápagos capturados, donde el sexo, las medidas (dimensiones de la cáscara, peso, etc.) y detalles de acceso (fecha, lugar, etc.) se indican. Luego, dependiendo de la especie, actuamos de la siguiente manera: trasladamos los ejemplares de especies exóticas a los Centros de Restauración de la Fauna Silvestre de la Diputación Foral correspondiente, e identificamos los ejemplares de las especies autóctonas mediante microchips y/o marchitas en los bordes de la cáscara, dejándolos sueltos en el mismo lugar de captura. A algunos de los galápagos de especies autóctonas les unimos también un emisor en el caparazón para, a través de la tecnología denominada radiotracking, seguir los movimientos de estos animales y obtener información sobre el uso del hábitat.

Por último, cada vez que nos desplazamos de un humedal a otro, desinfectamos adecuadamente el instrumental que ha estado en contacto con el agua para evitar el transporte del mejillón cebra u otros agentes patógenos.

Resultado y futuro de 10 años de trabajo

Trampas para capturar galápagos: a la izquierda, en forma de andén; arriba, esquema del funcionamiento de la trampa Bolue. Ed. © BOLUE Estudios Ambientales

En total hemos podido sacar de nuestros espacios naturales más de 500 galápagos extraños, la mayoría de ellos de Bizkaia, donde hemos actuado con mayor intensidad. Se pueden encontrar en cualquier río, embalse, pozo o humedal, especialmente en los más cercanos a los núcleos urbanos. Además, hemos comprobado que estos extraños galápagos son capaces de reproducirse también en nuestro país, aunque por el momento sólo son eventos aislados. Desgraciadamente, todavía hay muchos ejemplares libres en nuestro territorio, por lo que hay mucho trabajo por hacer si queremos adelantarnos a la invasión.

En cuanto a las especies de galápagos autóctonas, la situación actual no es nada relajante: se han encontrado ejemplares aislados dispersos por el territorio, pero pocas poblaciones, algunas de ellas con muy pocos ejemplares. Sabemos que algunos de estos animales procedían de alguna otra zona geográfica, pero los mayores nos cuentan que las tortugas estaban más extendidas en nuestro territorio en el pasado. Los drásticos cambios que ha sufrido el medio provocaron que la mayoría de las poblaciones desaparecieran y que la captura silenciosa les hubiera resultado, sin duda, muy dañina. Por otro lado, los extraños galápagos que han proliferado últimamente tampoco han beneficiado a nuestros galápagos. Por tanto, es muy importante encontrar y proteger a los que quedan.

¿Cómo han llegado a nuestros humedales los galápagos extraños y por qué los sacamos?

Todos habréis visto pequeños galápagos verdes vendidos en las tiendas de animales, seguramente algunos de ellos los habéis tenido en casa. Muchos de estos galápagos mueren todavía pequeños, mientras que otros continúan creciendo y viviendo durante años. Desgraciadamente, la gente al final se aburre y, por buena intención y desconocimiento, los suelta en los humedales, es decir, los abandona. Son animales robustos, capaces de sobrevivir en libertad sin problemas y de reproducirse. Así, el extraño galápago se ha convertido hoy en uno de los animales invasores más dañinos del mundo, según la Organización Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

En los años 80 y 90 se extendió la compra de la tortuga de Florida ( Trachemys scripta elegans ) y el abandono de ciertos animales en medios naturales. Los daños más graves en los ecosistemas que causan los galápagos extraños son los grandes restaurantes, de dieta amplia, que afectan a anfibios, invertebrados, pequeños vertebrados y plantas, además de competir directamente con los galápagos autóctonos amenazados, que les quitan los mejores lugares para alimentarse, tomar el sol y anidar, así como problemas de salud al ser portadores de patógenos peligrosos como Salmonella.

Especies extrañas más abundantes que capturamos en nuestro territorio. De izquierda a derecha: Trachemys scripta elegans, Trachemys scripta scripta, Graptemys pseudogeographica, Pseudemys nelsoni. Ed. © BOLUE Estudios Ambientales

Consciente de este problema, en 1997 se prohibió en la Unión Europea la importación de esta subespecie. Esta medida ha sido muy deficiente, ya que la venta de galápagos extraños (para ser animales domésticos) ha aumentado en los últimos años y las nuevas subespecies y especies (Trachemys scripta scripta, Graptemys pseudogeographica, Pseudemys sp. etc) se han comercializado. Asimismo, a pesar de que se han realizado y se llevan a cabo labores de concienciación, la gente sigue abandonando los galápagos en espacios naturales, lo que permite encontrar ejemplares de diversas especies en su entorno.

Ahora, en diciembre de 2011, se publicó el Real Decreto por el que se regula el catálogo y listado español de especies exóticas invasoras, en el que se considera a la especie Trachemys scripta como invasora, mientras que todas las otras especies exóticas mencionadas sólo se admiten como invasoras potenciales. Esto significa que a partir de 2013 el script Trachemys dejará de comercializarse en las tiendas de animales del estado, mientras que el resto sí. Estábamos esperanzados de que este Decreto fuera más riguroso en cuanto a la consideración de animales domésticos de forrados extraños, pero la convicción de que la situación anterior no va a suponer grandes diferencias, sin una profunda labor de concienciación.

Por todo ello, ¿qué hacer en caso de encontrar algún apoardo o despreocuparse del apoyado doméstico? Llevarlo al Centro de Restauración de Fauna Silvestre Próxima (Bizkaia, Gorliz, Araba, Martioda y Gipuzkoa, Igeldo) o llamar al servicio de Guardería Forestal de la Diputación Foral correspondiente. ¡Depende de todos!

Estos trabajos han sido financiados por los Ayuntamientos de Getxo, Vitoria-Gasteiz y las Diputaciones Forales de Bizkaia y Araba.

Más información en http://sosgalapagos.blogspot.com/.

En nuestro territorio habitan dos especies autóctonas o autóctonas:
· Galápago europeo ( Emys orbicularis ), tortuga oscura de agua dulce con un caparazón de hasta 20 cm. Su área de distribución desde Portugal hasta el Cáucaso es conocida en la CAPV por una sola población, el humedal de Bolue (Getxo, Bizkaia).
· El galápago corrante ( Mauremys leprosa ) puede ser de mayor tamaño que el anterior y es de color oliva. Sólo se encuentra en el mundo, en la Península Ibérica y en algunos fragmentos del norte de África y del sur de Francia. En la CAPV se conocen poblaciones aisladas, en Bizkaia y Araba.
Datos básicos sobre biología de los galápagos:
· Son reptiles de orden Chelonia.
· Al igual que otras tortugas, presentan un caparazón escamoso que les proporciona protección pasiva.
· Los que viven en agua dulce tienen además membranas interdigitales que les ayudan a nadar, es decir, patas palmadas.
· Tienen respiración pulmonar por lo que tienen que salir regularmente a la superficie del agua para respirar.
· Los poiquilotermos, es decir, son de sangre fría, por lo que tienen la costumbre de estar expuestos al sol en piedras, ramas o troncos flotantes, con el fin de acelerar el metabolismo, mientras que en invierno, cuando la temperatura del agua desciende por debajo de los 10ºC, entran en la letargo enterrados bajo el agua o en la orilla.
· Son ovíparos que realizan puestas de 8 a 18 huevos en nidos excavados en el suelo.

Jarrai iezaguzu

Zu idazle

Zientzia aldizkaria

azken alea
Babesleak
Eusko Jaurlaritzako Industria, Merkataritza eta Turismo Saila
MAIER Koop. Elk.
KIDE Koop. Elk.
ULMA Koop. Elk.
EIKA Koop. Elk.
LAGUN ARO Koop. Elk.
FAGOR ELECTRÓNICA Koop. Elk.