Sistema de publicación científica y revistas predadoras

Agirre Orbegozo, Oskia

EHUko Liburuzaina

zientziaren-argitalpen-sistema-eta-aldizkari-preda
Ed. Sergei25/Shutterstock

Es un complejo sistema internacional de publicaciones científicas y un negocio redondo para muchas editoriales. Los precios de suscripción de revistas de prestigio son desproporcionados y se pueden encontrar revistas predadoras por doquier esperando a las víctimas que necesitan publicarse. ¿Cómo se han convertido las revistas científicas en un negocio único?

XVII. Las primeras revistas científicas nacidas en el siglo XIX han sido la base del sistema de comunicación de la ciencia. XX. En el siglo XX el número de revistas científicas ha crecido de forma constante, y en la actualidad miles y miles de revistas científicas se publican en todo el mundo. Sin embargo, el mercado editorial a nivel mundial está en manos de cinco editoriales. Además de estas grandes editoriales, el resto son pequeñas editoriales comerciales o pequeñas editoriales, universidades y sociedades científicas que publican pequeñas revistas.

La creación de Internet cambió radicalmente el sistema editorial de la ciencia. Antes de crear el mundo digital, las revistas científicas en papel sólo podían obtenerse por suscripción, en la mayoría de los casos. XX. En las últimas décadas del siglo XX, los precios de suscripción continuaron aumentando debido a la serial crisis (Guédon 2017). Esta crisis fue, junto con el desarrollo de nuevas tecnologías, una de las causas de la aparición del acceso abierto. La puesta a disposición gratuita y libre, a través de diversas manifestaciones y manifestaciones, de los resultados de las investigaciones financiadas con fondos públicos, ha tenido una incidencia directa en todo el sistema de comunicación de la ciencia.

La evolución del acceso abierto, sin embargo, está lejos de la visión idílica de los primeros defensores y promotores.

Vía verde y oro

Existen dos vías principales y complementarias para la introducción de artículos científicos en abierto: una de ellas denominada vía verde, que consiste en la recepción de artículos y trabajos científicos en depósitos o archivos digitales; la otra, denominada vía áurea, se basa en su publicación en revistas científicas de acceso abierto.

Los primeros promotores del acceso abierto apoyaban la vía verde (Harnad 2004) y ArXiv, fundada en 1991 por Alan Ginsparg, es el principal exponente y pionero de este camino. Se trata de un depósito de preprints matemáticos y físicos, en el que los investigadores suben trabajos que aún no han sido publicados en revistas. A los depósitos actuales se pueden subir varias versiones autorizadas por las revistas (preprints, postprints y versión de la editorial). Sin embargo, la vía verde no ha sido tan exitosa en otros ámbitos y, a menudo, por desconocimiento o por falta de entidades financiadoras que no la obligan, no se utiliza este camino de acceso abierto. Existe una costumbre extendida de utilizar redes sociales académicas en lugar de depósitos, como las redes ResearchGate y Academia.edu. Las redes sociales no siempre cumplen las políticas de derechos de autor de las editoriales, y deben ser utilizadas con cautela.

Por tanto, el camino de oro es el que se identifica con el acceso abierto, es decir, su publicación en revistas científicas que permiten el acceso abierto. Las revistas de acceso abierto responden a diferentes modelos de negocio con diferentes características en cada disciplina. En las ciencias humanas y sociales es habitual que los servicios de publicaciones universitarias, sociedades científicas y organismos públicos publiquen revistas. En estas áreas, al tratarse de beneficios marginales, se estableció de inmediato el acceso abierto, que además de ser gratuito para la lectura y la reutilización, no supone normalmente ningún coste para su publicación.

En las revistas científicas y sanitarias la situación es diferente. Desde que en el año 2004 la editorial Springer creó la opción Open Choice, es habitual tener que pagar por publicarla en revistas científicas internacionales de prestigio y prestigio. Estas tasas se denominan APC o Article Processing Charges. A modo de ejemplo, en las revistas del grupo BMJ se exigen APCs de 3000 £. Estas tasas se pagan, en la mayoría de los casos, de los presupuestos de los proyectos de investigación, pero si los investigadores no disponen de este tipo de fuentes de ingresos, deben pagarlas de su bolsillo.

Si hay incidencias en este modelo de negocio, hay revistas que publican todos los trabajos en abierto cobran tasas y otras que no. Otro modelo de negocio es el de las revistas de suscripción que permiten la apertura de artículos en caso de pago de APC. Estas últimas se denominan revistas híbridas y se han criticado fuertemente, ya que se entiende que lo publicado en ellas se paga dos veces: la suscripción propiamente dicha y la APC. Hay quien dice que se paga tres veces, ya que los trabajos de investigación se pagan normalmente con dinero público.

El sistema editorial de la ciencia actual está en manos de grandes editoriales, un claro caso oligopolista. Cinco son las editoriales internacionales en posesión del mercado: Reed-Elsevier, Springer, Wiley-Blackwell, Taylor & Francis y Sage. Las universidades y los grupos de negociación nacionales negocian anualmente con las editoriales los costes de suscripción de las revistas. En el último año han sido varias las suscripciones que se han anulado, ya que no han podido llegar a un acuerdo satisfactorio con las editoriales, siendo significativo el caso de Elsevier.

El 10% de los resultados científicos estadounidenses corresponden a la Universidad de California, que pagó 10 millones de dólares en suscripciones a Elsevier en 2018 (McKenzie 2018). En 2019 ha cancelado sus suscripciones a Elsevier por problemas de acceso abierto (UC and Elsevier, 2019). La misma decisión se ha tomado en Noruega, ya que Elsevier no cumple los requisitos de acceso abierto establecidos por Noruega (“Norwegian research institutions have decided not to renew their agreement with Elsevier”, 2019). En el caso de Noruega, han logrado llegar a un acuerdo para su lectura y publicación. Estos acuerdos se denominan read and publish deal. Además de acceder a las 2.800 revistas editadas por Elsevier, el 90% de lo que los investigadores noruegos publican en las revistas de Elsevier se podrá leer gratuitamente (Else 2019).

Publish or Perish

No son los únicos casos, ya que en Alemania, Suecia y Hungría se han suspendido los procesos de negociación de licencias nacionales con Elsevier y la editorial holandesa ha cortado el acceso a las revistas en varios lugares (Else 2019), con la excepción de la Universidad de California.

Las dos primeras revistas científicas: Le Journal de Scavans y Philosophical Transactions, ambas publicadas en 1665. Fuente: Dominio público y Henry Oldenburg/CC-BY 4.0.

El sistema de evaluación de la investigación actual anima a los investigadores a publicar sus trabajos, lo que se conoce como Publish or Perish. Si quieren avanzar en su carrera profesional tienen que publicar los resultados de sus investigaciones. Sin embargo, no todas las revistas tienen el mismo valor en este sistema, ya que en las bases de datos internacionales Web of Science y Scopus se priorizan las revistas indexadas, y si esto no se consigue, se trata de revistas internacionales. Las revistas de ciencia y tecnología escritas en inglés son las más habituales en las bases de datos. Sin embargo, independientemente de que sean internacionales o no, la garantía de calidad de las revistas científicas es un sistema de revisión de pares, labor que los investigadores realizan gratuitamente.

Así, entre los investigadores también hay una enorme competencia en los esfuerzos de publicación. Aprovechando estas necesidades de los investigadores, han aparecido las denominadas revistas predadoras. Estas revistas tienen actividades muy agresivas, se ponen en contacto con los autores para pedir trabajos de publicación y los plazos desde que reciben los artículos hasta que se publican son muy cortos. Hay que pagar los APC, pero son mucho más bajos que las revistas de prestigio. Si en una revista mundialmente conocida hay que pagar tasas superiores a los 2.000 €, en revistas predadoras a veces cuestan menos de 100 €, unos pocos cientos de veces. Recurren sobre todo a países pobres y a investigadores con pocas fuentes de financiación.

En los últimos años han ido creciendo las revistas predadoras, impulsadas por Publish or Perisha. Algunas de sus características son muy destacadas: publican artículos inmediatamente después de su recepción, en muchas ocasiones sin necesidad de ningún cambio o adaptación, con revisiones ficticias de pares, a menudo con la palabra “International” en el título o similar al título de una revista conocida en la materia; los comités editoriales no son transparentes o los nombres son de expertos de reconocido prestigio; y cómo no, siempre cobran APCs.

Identificación de predadores

¿Cómo puede un investigador elegir qué revista le conviene?

Se puede acceder a diferentes herramientas, productos y servicios. El bibliotecario Jeffrey Beall publicó una lista de revistas predadoras titulada Beall List. Beall ha escrito varios trabajos sobre revistas predadoras (2015) (2013) (2018). En 2017, debido a la influencia de diferentes grupos de presión, Beall retiró el listado de la web, pero es posible consultar una copia actualizada del mismo (Beall’s List of Predatory Journals and Publishers 2019).

En la actualidad son varias las herramientas para identificar revistas de acceso abierto de calidad, pero lo importante y necesario es el directorio DOAJ de revistas de acceso abierto, creado en la Universidad Lund de Suecia. Para que una revista aparezca en el listado es necesario tener un proceso de revisión de pares, ya que en 2014 se endurecieron los criterios de inclusión. Ofrece mucha información sobre modelos de negocio y editoriales, entre ellos el APC.

Desde que se considera que el indexado de DOAJ es un criterio de calidad, existen revistas que indican que están incluidas en el mismo, aunque en realidad no lo es. Han creado listas que informan de estas revistas (“Some journals say they are indexed in DOAJ but they are not”, 2019). A modo de ejemplo, el título de una revista es: American Journal of Engineering Research, se encuentra indexada en DOAJ en la web. Algunas de las informaciones y datos que se recogen en el mismo indican que la revista es totalmente sospechosa: aunque en el título se pone American, las direcciones son de la India; los APC son de 60$, pero priorizan las rupis en el cuadro de conversión de la web; aunque se trata de una revista de ingeniería, en el comité editorial se pueden encontrar miembros del ámbito de la salud y la física. Sin embargo, no todas las revistas predadoras son fácilmente identificables.

También podemos encontrar productos especializados en determinadas disciplinas como Open Access Journal Whitelist (Open Access Journal Whitelist), creado por el Berlin Institute of Health para el área de biomedicina.

Otra de las herramientas que se pueden utilizar en la selección y evaluación de revistas es la web ThinkCheckSubmit (Think Check Submit). En ella se puede encontrar una lista de criterios impulsados por un grupo de agentes que trabajan en torno a la comunicación académica, traducidos a varios idiomas.

También se han publicado las listas blancas y negras que se pueden adquirir mediante pago. Cabell’s Whitelist/Blacklist es un ejemplo de estos productos. El listado de revistas predadoras también se ha descrito como predador.

El acceso abierto ha revolucionado el sistema de comunicación de la ciencia, pero se han mantenido las características de las revistas de calidad. Uno de los requisitos imprescindibles es el proceso de revisión de pares y las revistas científicas de calidad, sean de acceso abierto o no, deben cumplir este requisito.

Si no encuentras una revista de acceso abierto adecuada o no puedes pagar los APC, puedes utilizar los depósitos temáticos e institucionales como alternativa. Es más, además de las herramientas y recursos enumerados en este artículo, siempre tendrás a disposición de los bibliotecarios para ayudarte.

Bibliografía

arXiv.org e-Print archive. Disponible en https://arxiv.org/
BEALL, Jeffrey, 2013. Predatory publishing is just one of the consequences of gold open access. Learned Publishing. 26 libres, nº2, 79–84 págs. DOI 10.1087/20130203. Disponible en http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1087/ 20130203/abstract
BEALL, Jeffrey, 2015. Criteria for determining predatory open-access publishers. Unpublished document. Disponible en: http://publica.upc.edu/sites/default/files/arxius_site/criteris_editorials_fraudulentes.pdf
BEALL, Jeffrey, 2018. Predatory journals exploit structural weaknesses in scholarly publishing. 4open 1 V, Pág. 1 DOI 10.1051/fopen/2018001. Disponible en https:/articles/fopen/abs/2018/01/fopen180001s/fopen180001s.html
Beall’s List of Predatory Journals and Publishers, 2019. Disponible en http://beallslist.weebly.com/
Berlin Declaration, 2003. Disponible en https://openaccess.mpg.de/Berlin-Declaration
Bethesda Statement on Open Access Publishing, 2003. Disponible en: http://legacy.earlham.edu/~peters/fos/bethesda.htm
Budapest Open Access Initiative, 2002. Disponible en: http://www.budapestopenaccessinitiative.org/read
ELSE, Holly, 2019. Thousands of scientists run up against Elsevier’s paywall. Nature. DOI 10.1038/d41586-019-00492-4. Disponible en: http://www.nature.com/articles/d41586-019-00492-4
OCDE, H., 2019. Elsevier strikes its first national deal with large open-access elements. Nature. DOI 10.1038/d41586-019-01349-6. Disponible en: http://www.nature.com/articles/d41586-019-01349-6.
GUÉDON, Jean-Claude, 2017. Open access: toward the Internet of the mind. Disponible en: http://www.budapestopenaccessinitiative.org/boai15/Untitleddocument.docx
HARNAD, Stevan, 2004. ¿Por qué? How and why to free the refereed research literature online through author/institution self-archiving, now. Historical Social Research/Historische Socialforschung. 76–113 págs. Disponible en: http://www.jstor.org/stable/20761931
Norwegian research institutions have decided not to renew their agreement with Elsevier, 2019. Mynewsdesk [Consulta:2019/03/2019]. Available from: http://www.mynewsdesk.com/no/unit/pressreleases/norwegian-research-institutions-have-decided-not-to-renew-their-agreement-with-elsevier-2846284
Open Access Journal Whitelist. Disponible en: http://s-quest.bihealth.org:3838/OAWhitelist/
PLOS Open Letter, 2001. Disponible en https://www.plos.org/open-letter
Some journals say they are indexed in DOAJ but they are not, 2019. Google Docs. Disponible en https://docs.google.com/spreadsheets/d/1Y_Sza4rPDkf-nnx9kwiErGrKentm75md9B63A_gVpaQ/edit?usp=embed_facebook
Think Check Submit. Disponible en: http://thinkchecksubmit.org/
UC and Elsevier, 2019. Office of Scholarly Communication [Consulta:2019/03/2019. Disponible en https://osc.universityofcalifornia.edu/open-access-at-uc/publisher-negotiations/uc-and-elsevier/

Gehitu iruzkin bat

Saioa hasi iruzkinak uzteko.

Babesleak
Eusko Jaurlaritzako Industria, Merkataritza eta Turismo Saila
MAIER Koop. Elk.
KIDE Koop. Elk.
ULMA Koop. Elk.
EIKA Koop. Elk.
LAGUN ARO Koop. Elk.
FAGOR ELECTRÓNICA Koop. Elk.