Victoria, fuente de Nilo

Irazabalbeitia, Inaki

kimikaria eta zientzia-dibulgatzailea

Elhuyar Fundazioa

El lago Victoria, el tercer lago más grande del mundo, está en grave peligro. Tan grande como rico, espera a que se libere del empobrecimiento.

Era la época de la frenética búsqueda de las fuentes del río Nilo. El explorador inglés John Hanning Speke buscaba un descubrimiento que le permitiera darle una gloria eterna en amplios rincones de África oriental. Trabajaban en la misma obra, Richard Burton, hoy más prestigioso, y otros.

John Hanning Speke

La sargoría agitaba con dureza en aquel atardecer del 30 de julio, cuando Spek, desde la cima de una colina, vio una gran masa de agua. Los comerciantes árabes, concretamente los traficantes de esclavos, le llamaban Ukereue. Pero era 1858, el imperio de la reina Victoria en el mundo y Spek, en honor a su reina, le dio el nombre de Victoria Nyanza. De vuelta a Inglaterra proclamó que encontró la fuente de Nilo. Spek tenía razón. Sin embargo, Burton, su rival, no le creyó porque Spek no pudo resolver por dónde se vertía el lago.

En 1862, acompañado de su viaje por el explorador escocés Speke, James Grant, regresa a África con la única idea de demostrar que era correcta. El destino les acompañó. Los dos exploradores encontraron las cascadas de Ripon en la orilla norte, cerca de la actual ciudad de Jinja en Uganda. De ellos, las aguas del Lago Victoria se vierten al lago Kyoga, el río Alberto, con el nombre de Nilo Alberto, inicia un largo viaje en el Mediterráneo. “He visto que el Nilo Viejo nace en Victoria Nyanza, sin duda”, escribió Spek.

Hoy en día, sin embargo, Spek difícilmente conocería el lugar, ya que las cascadas de Ripon, como él, son ya historia. La presa de las cataratas Owen terminó en 1954 la prueba de Speke para siempre.

Aunque él seguramente no fue consciente, Spek tenía algo más que la fuente de Nilo. El lago Victoria es una de las muestras más fascinantes de la capacidad evolutiva. Las islas de galápagos se mencionan como agentes del darwinismo, probablemente porque Darwin desconocía el lago Victoria (ver anexo). Desgraciadamente, al igual que las cataratas de Ripon, la singularidad del lago Victoria puede convertirse en algo del pasado.

La biología también aporta la singularidad de la geología rural. Victoria se enmarca dentro del sistema de lagos del este de África, con Malawi, Tanganika, Turkana y otros. Estos lagos se ubican en las ramas del sistema de fallas que ha sido la cuna del hombre. Este sistema se extiende desde el Mar Rojo hasta Malawa y en su corazón se encuentra entre las dos ramas principales.

Barco bloqueado por hiazinto de agua.

El Victoria es un rectángulo de agua abierto sobre el ecuador. Cubre 69.484 kilómetros cuadrados y es poco profundo, 80 metros justo en el punto más profundo. La distancia entre los puntos más alejados es de 337 km de norte a sur y de 240 km de este a oeste. Como se ha indicado, se encuentra en la depresión central de la gran llanura entre los ramales este y oeste del sistema de fallas a una altitud de 1.134 m. Posee numerosos archipiélagos e islas, siendo la isla más grande de todos ellos.

Además del propio lago, la orilla del lago es espectacular, variada y sorprendente. Al Sur se encuentran impresionantes barrancos de 90 m, mientras que la costa Norte es llana y desnuda. La arista oriental parece una sierra, llena de dientes, mientras que la occidental no presenta peculiaridades, salvo el delta del río Kagera cubierto de papiro.

La historia geológica del lago Victoria está escrita en los sedimentos costeros. Como se puede leer en la misma, además de ser nuestro protagonista mayor, ha sufrido muchas incidencias. Su duración ha sido también kili-kolo, cuando hace unos 13.500 años se secó completamente. Sin embargo, los actuales cambios en el nivel del agua son muy pequeños, siempre bajo un régimen de lluvia de unos 30 cm. XX. En el siglo XVIII el nivel del agua ha descendido hasta 3 m después de la gran sequía de principios de los años 60.

La gran masa de agua, como el Lago Victoria, afecta a los territorios colindantes. Se observa al Norte y al Oeste, donde en un territorio de 45 a 75 km de anchura la temperatura oscila entre 16° y 27° C y llueve uniformemente a lo largo del año. En consecuencia, estas regiones están cubiertas por la selva pluvial tropical.

El lago se encuentra en grave peligro. La grandeza no exime al Victoria de los peligros de la sociedad actual. Desgraciadamente, el tamaño no asegura por sí mismo la solidez y la durabilidad. XX. En un contexto de despilfarro de restos del siglo XX, el lago debe afrontar tres retos: la contaminación, la proliferación de algas y la reducción de los stocks de peces. Para todo aquel que sabe algo sobre el deterioro de los ecosistemas no son los tres problemas nuevos o desconocidos, sino los ocurridos en la Tierra en todas partes.

Secando cíclidos.

Aun sabiendo que estos riesgos van a suponer un deterioro de la naturaleza, sería tímido analizar el estado del lago sólo desde el punto de vista ecológico o del conservacionismo de la naturaleza. Estos riesgos van a poner en peligro la economía y la sociedad en su conjunto. Hoy en día la vida de 30 millones de personas depende de los recursos que les ofrece el lago y la economía de los estados ribereños se basa en las aguas de Victoria. Por ejemplo, la pesca realizada en el lago es actualmente el principal producto exportador de Uganda.

La contaminación del agua es algo novedoso en el lago Victoria y está ligada al desarrollo industrial de los estados de borde. Por ello, en las márgenes de los lagos de Kenia y Tantzania, con mayor grado de industrialización, se encuentran los principales problemas y fuentes de contaminación. A nivel de contaminación, además de la industria, la agricultura y los vertidos urbanos tienen un peso importante. Así, los fertilizantes e insecticidas utilizados en las plantaciones de café, te, caña de azúcar y en los maizales son los principales causantes de la contaminación agrícola. Por desgracia, el uso de estos productos ha crecido muy rápido en los últimos diez años.

Los alrededores de las ciudades keniatas de Kisumu y Mwanza, en Tanzania, son los que mayor marca de contaminación tienen. Un reciente estudio revela que en el tramo del lago de Tantzania se vierten dos millones de litros diarios de residuos industriales y urbanos no depurados.

A todo ello hay que añadir los problemas fitosanitarios causados por las aguas residuales urbanas. Muchos de los habitantes de la orilla del lago y los tripulantes y pasajeros de las embarcaciones que navegan por el lago beben directamente el agua del lago sin ningún tipo de tratamiento problemático. En consecuencia, las enfermedades que se desarrollan en el agua, como el tifus, el cólera, la difteria y la diarrea, son las que se pueden multiplicar.

El Lago Victoria, principal fuente de Nilo, no tiene sus problemas de contaminación limitando las orillas de los lagos y llegará a través del mítico río hasta el Mediterráneo, donde se ensuciarán otros lagos y países.

En este sentido, la cooperación y coordinación internacional son fundamentales. Sin embargo, la voluntad de los estados ribereños no está muy clara. Kenia tiene leyes duras contra la contaminación, pero pocas veces se aplican. Cuando se han aplicado, además, las sanciones suelen ser leves. Son inútiles. Los otros dos problemas del lago tienen su origen en la naturaleza, aunque el hígado tiene la mano del hombre para convertirse en un peligro. El hiazinto de agua y la perca del Nilo son los responsables del equilibrio ecológico del lago.

El hiazinto de agua es más reciente que la contaminación. Apareció en el lago hacia 1989 procedente de Ruanda a través del río Kagera. Este alga flotante, de origen sudamericano, está formando una capa verde, consistente y compacta sobre el agua sin enemigos naturales, condenando a peces y otros seres vivos a morir sin oxígeno. Se reproduce rápidamente y profita muy bien la materia orgánica procedente de los residuos agrícolas y urbanos para alimentarse. Se ha convertido en una plaga. El 70% de los atraques de Uganda ya han sido bloqueados por algas.

El hiazinto acuático, por su parte, ha creado un entorno propicio para la proliferación de mosquitos transmisores de malaria y de roedores generadores de bilharzisis. La agricultura tampoco se libra del riesgo, ya que las algas bloquean los canales de los sistemas de riego.

La lucha contra el alga tampoco es fácil. Es en gran medida incontrolable. Dos caminos intentan. Por un lado, la recogida mecánica de algas y su posterior utilización como biogás o alimento animal y, por otro, la utilización de algún enemigo natural del alga. Actualmente, el lago Kyoga está ensayando con un escarabajo argento traído de Benin. Esto también supone un riesgo, porque pone sobre la mesa la pregunta de siempre: ¿quién controla al controlador?

La perca del Nilo es más antigua en el lago Victoria. En 1957 se descubrieron los primeros restos de este pescado. La perca del Nilo, como su nombre indica, vive en los lagos de la cuenca del río, como los de Alberto y Turkana. En cualquier caso, la población propia del lago Victoria no es residente. El tema ha suscitado muchas controversias. Sin embargo, nadie discute que ha cambiado el equilibrio de las especies de peces del lago perca de Nilo. En este momento, por lo tanto, a ver quién provocó el debate es estéril porque no resuelve el problema.

La perca del Nilo puede pesar 200 kg.

Antes de llegar a Perka, el lago estaba dominado por peces de cíclidos. La mayoría pequeños, haplocrominos y otros, algo mayores las tilapias. Muchas especies de haplocromino, unas 200, eran endémicas en el lago, es decir, no estaban en ningún otro lugar (ver "Tesoro de la biodiversidad"). Cuando Perka llegó se rompió el equilibrio ecológico alcanzado durante miles de años.

La perca del Nilo es un depredador que puede alcanzar los 200 kg y al llegar al lago los haplocrominos se convirtieron en sus presas. Los haplocrominos no están acostumbrados a vivir con la perca y, sin mecanismos defensivos, se han convertido en una forma fácil de saciar el hambre del perco. Por lo tanto, la perca se reproduce desfiguradamente. Por ejemplo, el perca representaba el 0,5% del pescado faenado en aguas de Kenia en 1977, frente al 68% en 1983. Según las estimaciones de los científicos, el 80% del peso del lago es actualmente perca.

Todo ello ha provocado la desaparición de algunas especies de haplocrominos y la aparición de otras rojas. La biodiversidad se está perdiendo y a la vez, el modo de vida de sus gentes.

Las gentes del Lago Victoria han sido, en gran medida, haplocrominos. Pescar, comer y secar los excedentes y venderlos en el interior. En este lugar, donde la proteína animal es escasa, los pequeños cíclidos son baratos y fáciles de preparar (eran) y están a disposición del público (estaban). Para conseguirlo, las redes de captura de peces y el desecamiento de las presas sólo son necesarios el sol. La comercialización de los peces es fácil (era), ya que no se necesitaba un sistema de embalaje o una sofisticada red de transporte. El pescado seco dura varias semanas en buen estado. La perca del Nilo, por su parte, es aceitosa y grande y, desgraciadamente, no se puede procesar según métodos convencionales, ya que para conservarla hay que ahumarla. La madera es, por tanto, un recurso escaso en muchos puntos de la orilla.

Los pescadores de perca también han tenido que cambiar las técnicas de pesca. Ahora se utilizan redes más robustas, con mayor malla y más caras. Esto ha traído buenas noticias a algunas especies de peces más pequeñas del lago. Las tilapias sometidas a una fuerte presión pesquera están recuperándose lentamente.

Los científicos tienen claro que el crecimiento de la población de perca del Nilo tiene límites y quizás ya ha llegado. La población de haplocrominos ha disminuido drásticamente. Por lo tanto, las percas tienen que ir a otro lugar en busca de alimento. Además, una gamba de aguas dulces del género Caridina se ha convertido en una nueva presa. Esto supondrá una disminución de la población de perca. La pesca se complica y la economía del lago sufre un duro golpe. ¿Cuándo? No está claro, pero será impasible. El hambre se puede convertir inesperadamente en el lago Victoria.

Corto espacio de tiempo, pero eficaz. Sólo ha pasado un siglo y cuarto desde que el hombre blanco occidental descubrió el lago Victoria. Son menos de cuarenta años desde que el hombre empezó a aplicar en él técnicas de explotación de civilizaciones desarrolladas. No es mucho tiempo, el grano en la playa del tiempo. Sin embargo, durante miles de años ha sido suficiente para desintegrar, dañar y poner en peligro la naturaleza. Como ejemplo de la evolución de Darwin, al igual que las islas Galapago, este ejemplo africano de evolución puede ser una cuestión ancestral para nuestros hijos.

Tesoro de la biodiversidad

Madre nadando con crías alrededor
A

Una piedra de fondo del lago Victoria puede ser el nido de muchas especies de haplocrrominos. Estos pequeños peces son de colores variados, granulados. Una especie puede tener dientes largos y una mejilla intestinal, ideal para tomar pequeños crustáceos que recorren las rendijas de la piedra. Otro, con boca ancha y dientes pequeños, se dedica a hilar algas pegadas a la piedra. Otros haplocrominos han desarrollado dientes y bocas para explotar un determinado biotopo del lago, tanto en aguas superficiales como profundas.

En el interior del lago se han evolucionado cientos de especies de haplocrominos, cada una de ellas con un rincón ecológico diferente. La fascinación y la prueba expresiva del darwinismo. ¿Cómo ha sido posible?

Las crías entran en la boca cuando ven peligro
B

Estas especies han evolucionado en un corto periodo de tiempo y han desarrollado características propias. Se pueden comparar con los txontes de las islas de galápagos, pero multiplicando el fenómeno por infinidad de veces. Parece que los haplocrrominos han evolucionado desde que el lago se secó hace 13.000 años. Según los biólogos, al secarse el lago, los haplocrominos quedaron atrapados en los pozos y cada uno desarrolló sus propias características. Cuando el agua volvió a cubrir la tierra, los peces ya no eran capaces de criar entre sí y continuaron como especies separadas.

Un ejemplo de la capacidad de evolución rápida de estos peces es el lago Nabugabo. Este lago nació hace 3.500 años cuando una barra de arena separó parte de las aguas del lago Victoria. Posteriormente, otras cinco especies han evolucionado.

Los haplocrominos tienen un gran sentido territorial, por lo que todos los individuos de algunas especies de haplocrrominos viven en un espacio de unos pocos miles de metros cuadrados.

La forma de reproducción es curiosa. Crías que crecen en la boca de su madre. La mayoría de las especies de peces ponen miles de huevos y de los huevos fecundados se forman miles de crías. Sin embargo, los huevos y las crías son una presa fácil de los depredadores y se consigue que miles de huevos se formen suficientes ejemplares adultos.

Hasta que pase el peligro
C

Los haplocrominos ponen pocos huevos. Todo empieza cuando el macho anida. A este respecto se procede a la cortejo labrada para atraer la atención de la hembra. La hembra pone los huevos uno a uno y después los pone en la boca. Después frota la zona genital del macho para que el macho vierta esperma en el agua. La hembra ingiere esperma fecundando los huevos. La hembra lleva los huevos en la boca hasta que se forman las crías, y todavía la boca es refugio de los jóvenes hasta que son capaces de vivir por su cuenta.

Babesleak
Eusko Jaurlaritzako Industria, Merkataritza eta Turismo Saila
MAIER Koop. Elk.
KIDE Koop. Elk.
ULMA Koop. Elk.
EIKA Koop. Elk.
LAGUN ARO Koop. Elk.
FAGOR ELECTRÓNICA Koop. Elk.