Venenos miel y miel

Rementeria Argote, Nagore

Elhuyar Zientziaren Komunikazioa

La experiencia y el azar enseñaron al hombre a identificar cosas que tienen veneno: víbora, tejo, matadero, culeto falso... Pero, además de conocer los venenos, no pudo resistir la tentación de utilizarlos: servían también para matar al enemigo. Sin embargo, el encanto de los venenos no quedaba ahí; si se utilizaban adecuadamente se podían convertir en medicamentos o en placeres. El veneno parece tener dos caras: la miel y el aguijón.

El reino de las plantas es, sin duda, el reino de los venenos. Hay infinidad de plantas que pueden matar al hombre. Sin embargo, las plantas son alimento para el ser humano, por lo que el ser humano ha probado casi todas las plantas de su entorno como comestibles. Por supuesto, en la prueba también ha ingerido especies tóxicas y ha aprendido su influencia.

Estas pruebas fueron muy aprovechadas por el hombre. Así, descubrió que la planta también es el paraíso de los medicamentos. Y los brujos de antaño usaban sobre todo plantas y sus raíces o semillas para curar a los enfermos, así como para sentirse bien o para contactar con los dioses. Desconoce desde cuándo se conocen la belladonna y la hierba del opio o del sueño, y no son comestibles: la belladonna ( Atropa bella-donna ) produce alucinaciones y la hierba de opio ( Papaver somniferum ) es sedante.

La morfina sale del oído opcional. ¿Y qué es la morfina, el medicamento, la droga o el veneno? Todas las respuestas son correctas en función del uso. Y es que, desde el punto de vista vegetal, la frontera entre el veneno y el medicamento es insignificante. La morfina es analgésica y somnífera, por tanto, el medicamento. También se toma por placer, por lo que también es una droga. Pero, en esencia, la morfina es la toxina más potente de la hierba del opio, que puede causar graves intoxicaciones, es veneno.

La cafeína del té, café o cacao es un alcaloide que afecta sobre todo al sistema nervioso.

La morfina es un alcaloide. Y parece que una de cada diez plantas tiene algún alcaloide. No está claro para qué tienen estos compuestos las plantas; unos dicen que les sirven de protección, otros actúan como hormonas. En cualquier caso, la cuestión es que el hombre ha aprendido a sacar partido a los alcaloides de las plantas.

La efedrina, la codeína y otros compuestos utilizados en medicina son alcaloides o derivados de plantas.

Sin embargo, los alcaloides no son las únicas toxinas que presentan las plantas. Algunos glucósidos vegetales, taninos, saponinos... también pueden ser venenos perjudiciales para el ser humano, pero la clave está en la medida. Hace tiempo dijo Paracelso: “la dosis hace el veneno”, es decir, los venenos son sustancias sobretomadas. El secreto está, por tanto, en conocer el tamaño de cada sustancia. Y para eso no hay ley.

Venenos en el plato

Según Paracelso, muchas de las sustancias que necesitamos para vivir se convierten en venenos, como el oxígeno, pero en el otro extremo bastan cien nanogramos de la toxina más potente, es decir, 0,0001 miligramos. Esta toxina es la neurotoxina producida por la bacteria Clostridium botulinum. Esta bacteria crece en conservas de comida no bien esterilizadas, bloqueando los neurotransmisores y paralizando todos los músculos del cuerpo.

El taxol que se extrae de la vagina ( Taxus baccata ) es una toxina que también se utiliza como medicamento en tratamientos contra el cáncer.

Ha sido fundamental conocer el mecanismo que sigue la toxina botulínica en el cuerpo. Esto permite tratar muchas enfermedades, especialmente las relacionadas con los músculos y los espasmos. Las primeras inyecciones de toxina botulínica se utilizaron contra el estrabismo en 1981 y a partir de ahí se ha ampliado su uso. En la actualidad también se utilizan en cosmética para suavizar las arrugas y rejuvenecer la zona cervical —botox—. Es obvio hasta dónde puede llegar a partir de una toxina que produce un envenenamiento grave.

Cada vez se conocen mejor los mecanismos de las toxinas, pero eso no evita envenenamientos y la mayoría de las intoxicaciones se producen en la mesa, con la comida. Muchos de ellos son imprevistos, como por ejemplo la salmonelosis, la enteritis... Pero también son habituales las meteduras de pata: comer una seta tóxica en lo comestible, o no preparar adecuadamente un pescado.

Es curioso el caso del pez Fnosotros, ya que la tentación de comer un delicioso bocado lleva a la gente al hospital. El fugú ( Fgu rubripes, pez marino como el globopez) es una comida muy apreciada en Japón, pero con un veneno llamado tetrodoxina, que si no se limpia y prepara adecuadamente es muy peligrosa. Este pescado sólo se come en los restaurantes y no está preparado por cualquiera: el cocinero debe aprender a cortar la fuga correctamente.

La fuga es muy apreciada en la gastronomía japonesa, pero tiene una potente toxina llamada tetrodoxina, y todos los años la gente muere tras la fuga. •

Según las estadísticas, cada año unas doscientas personas se envenenan tras la fuga en Japón. Pues la mitad de ellos mueren, unos en cuanto llenan el vientre y se levantan de la mesa, a 20 minutos y otros antes de ocho horas.

En la gastronomía vasca no se conoce la fuga, pero se comen, por ejemplo, jabirones. Y ellos también tienen veneno: hay que tener cuidado al pescar un jabirón para no pinchar el punzón porque es muy doloroso.

Tanto la fuga como el jabirón utilizan el veneno para la defensa. De hecho, una de las funciones de los venenos es protegerse de los enemigos. Pero los animales no sólo sirven para la defensa, sino también para la caza. Algunas serpientes, por ejemplo, utilizan la presa para paralizarla y, además de inmovilizar la presa, el veneno comienza a hacer la digestión de la presa antes de que ésta se trague.

Mejor conocer al enemigo

Existen serpientes venenosas en todo el mundo y cada especie de serpiente tiene su veneno. Es más, la composición y cantidad de veneno de una serpiente determinada es variable, no sólo en las serpientes, sino también en el resto de seres venenosos, influenciada por la edad y el sexo del animal y otros factores como las estaciones del año.

Hace tiempo que el hombre aprendió a sacar partido a plantas potencialmente tóxicas como las hojas de coca.

El veneno de las serpientes se investiga desde hace tiempo, sobre todo en busca de antídotos. El veneno de las serpientes está formado por enzimas y otras proteínas, que se han desarrollado modificadas por unas proteínas básicas. Parece ser que la transformación de proteínas de diferentes órganos del cuerpo fue suficiente para alterar totalmente su bioactividad.

Pues bien, investigando estas proteínas venenosas se pueden utilizar en beneficio del hombre. Por un lado, así se obtienen los antídotos anti-veneno. Y por otro lado, se trata de obtener proteínas con otra bioactividad, es decir, proteínas que actúen sobre órganos específicos para su utilización como medicamentos. Sin duda, uno de los brazos más fuertes de la toxicología está en la farmacología.

La toxicología tuvo una estrecha relación con la farmacología desde su origen. De hecho, Mateo Orfila trabajó con métodos farmacológicos y Orfila es el padre de la toxicología. Nace Orfila Maón, decano de la Facultad de Medicina de París del XIX. A principios del siglo XX. Entre otras cosas, trabajó en la clasificación de venenos y estudió métodos para identificar venenos.

Klana es la serpiente que más muertes provoca, aunque no es la más venenosa. •

El principal objetivo de estas investigaciones iniciales fue la búsqueda de antídotos, pero también la necesidad de investigar los asesinatos, con demasiados crímenes sin resolver, y la toxicología forense adquirió gran fuerza. Con el veneno se podía conseguir el crimen perfecto en una época, pero la cosa cambió mucho: a medida que se desarrollaban las técnicas de análisis, los cadáveres asesinados eran percibidos por venenos. Por lo tanto, muchos asesinatos y asesinos quedaban al descubierto.

Parece ser que los crímenes de envenenamiento han disminuido mucho en los últimos dos siglos, parece que el miedo a atropellar desecha al asesino. Pero eso no quiere decir que haya menos envenenamientos. Sólo se han hecho cambios: se trata de envenenamientos que antes no se conocían, principalmente relacionados con sustancias contaminantes o con medicamentos.

Por lo tanto, parece que los venenos seguirán siendo protagonistas, tanto naturales como creados por el hombre.

No resistir la tentación de las setas

Pedro Arrillaga Anabitarte y Xabier Laskibar Urkiola Sociedad de Aranzadi.

Las setas son realmente tentadoras. Pueden ser los platos más dulces, pero también son capaces de matarlos. Por ello, es imprescindible que sepas con certeza de qué especie se ingiere la seta.

Los miólogos de Aranzadi, Xabier Laskibar y Pedro Arrillaga, admiten que empezaron a fijarse en las setas por el estómago. Poco a poco fue convirtiendo la micología en una afición, y en la actualidad son expertos en diferenciar especies de setas. Por ello, cuando llegan al Hospital de Gipuzkoa personas enfermas de setas, acuden a él para identificar lo antes posible a la especie causante de la intoxicación.

En este sentido, el Hospital de Gipuzkoa es uno de los más avanzados del Estado español, junto con el de Barcelona y Pamplona. En el resto de hospitales tienen que tomar muestras, enviarlas a Barcelona y esperar el resultado, lo que por supuesto retrasa la determinación del tratamiento adecuado.

Según Javier y Pedro, la mayoría de las intoxicaciones que ven en San Sebastián son provocadas por Entoloma lividum. Su aspecto y aroma son preciosos y se asemeja mucho a la seta de primavera ( Callocybe gambosa ), aunque normalmente crece en otoño. Sin embargo, a veces crece en primavera, y es entonces cuando vienen las comerías: la gente come en la llamada siza de primavera, y el estómago y el intestino se ponen a bailar.

La gravedad del envenenamiento o intoxicación varía de unas personas a otras en función de su estado de salud, por ejemplo, y de la cantidad de setas ingeridas. E. lividum puede causar una intoxicación grave, pero no es la única, ya que en el País Vasco existen otras especies como Amanita phalloides (seta hepatotóxica) y algunas especies hemotóxicas.

La amanita phalloides puede ser mortal —basta con comer un solo ejemplar—. Contiene amatoxinas que atacan las células hepáticas (hepatocitos). Si se diagnostica antes de tarde, tiene tratamiento. Se utilizan medicamentos que refuerzan la membrana de las células hepáticas.

Amanita phalloides

Las setas hemotóxicas destruyen las células de la sangre. Paxillus involutus, por ejemplo, promueve la hemólisis inmunitaria: se forman anticuerpos contra los antígenos de la seta, que son los que se pegan a los glóbulos rojos.

Algunas especies de setas tienen sustancias tóxicas propias y acumulan la contaminación del medio en el que crecen. Esto puede implicar la presencia de sustancias tóxicas procedentes del exterior como metales pesados. En ello son hábiles los champiñones del género Agaricus.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que las setas son difíciles de digerir por sí mismas y que, además, en grandes cantidades, algunas especies comestibles pueden causar intoxicación. Además, algunas personas sufren intolerancia a todas las setas. Por ello, los miólogos recomiendan comer pocas setas y sólo las conocidas, recién tomadas y bien elaboradas.

No obstante, ante cualquier duda con alguna seta, mantén la tentación. Y si no, acudir a Aranzadi: en época de setas, tienen las puertas abiertas en las torres Arbide (Miramon de Donostia), los lunes y martes, de 7 a 10 de la tarde, donde te ayudarán a identificar las especies de setas que has recibido y te informarán de si son comestibles o no.

Veneno para matar al enemigo

En la lucha del poder han sido abundantes los envenenamientos, el último el mismo año que se envenenó con dioxinas al frente de la oposición de Justxenko, Ucrania. A lo largo de la historia han sido venenadores y envenenamientos muy conocidos, como los Borgg, que fueron buenos venenadores.

Los borgiarras usaban el arsénico para eliminar los ‘obstáculos’. El arsénico no tiene sabor ni olor, por lo que es difícil de percibir. Pero beber agua en lugar de vino salvaría al pobre que iba a morir porque el arsénico no se funde bien en el agua (se ve), pero en el vino se disuelve perfectamente.

En cuanto a los envenenamientos, o mejor dicho, a los intentos de envenenamiento, no hay que olvidar a Rasputin. En la corte del zar Nicolás II, Rasputin tenía más poder de lo que querían los de su entorno, y en once ocasiones se intentó asesinarlo. Lo consiguieron en la última sesión. Usaron el cianuro, pero no creyeran que el hombre murió envenenado con cianuro: tuvieron que acabar con el cuchillo.

Por un momento pensaron que el rasputín podía ser inmortal. Sin embargo, los asesinos, el príncipe Jusopov y otros dos amigos, no sabían que junto con el veneno también le dieron el antídoto a Rasputin: unos pasteles deliciosos. Su azúcar (la glucosa) reaccionó con el cianuro formando un compuesto inofensivo. ¡Buena sorpresa!

Jarrai iezaguzu

Zu idazle

Zientzia aldizkaria

azken alea
Babesleak
Eusko Jaurlaritzako Industria, Merkataritza eta Turismo Saila
MAIER Koop. Elk.
KIDE Koop. Elk.
ULMA Koop. Elk.
EIKA Koop. Elk.
LAGUN ARO Koop. Elk.
FAGOR ELECTRÓNICA Koop. Elk.