Galileo, camiseta espacial

Irazabalbeitia, Inaki

kimikaria eta zientzia-dibulgatzailea

Elhuyar Fundazioa

El pasado 18 de octubre, la sonda Galileoespacial automática inició un viaje de seis años de duración. Su objetivo es el planeta gigante del Sistema Solar de Júpiter y sus cuatro grandes satélites. Tendrá que suicidarse para cumplir una parte de su misión.

El transbordador espacial Atlantis lo llevó en su interior a una órbita de 300 kilómetros de la Tierra Galileo. Los astronautas liberaron la sonda y alejaron el transbordador de la sonda a una distancia sin peligro. Entonces, se encendían los motores de combustible sólido de Galileo y se cumplió con éxito el primer paso del largo y complejo viaje hasta Júpiter. El viaje es muy complicado y los núcleos de la mecánica celeste se han exprimido hasta la trituración para encontrar un recorrido exacto y económico hasta Júpiter.

Vamos.

Galileo, tras abandonar Atlantisa y nuestro planeta, se dirige hacia Venus, el camino contra el de Júpiter. Hacia el 9 de febrero cruzará la órbita de Venus a 19.000 kilómetros del planeta. Aprovechando el campo magnético de Venus aumentará la velocidad y se dirigirá hacia la órbita de la Tierra. Llegará hasta nosotros alrededor del 8 de diciembre y pasará a 3.600 km del planeta azul. El impulso gravitatorio de la Tierra girará alrededor del Sol hasta el cinturón de asteroides siguiendo una órbita excéntrica. Volverá desde el cinturón de asteroides hasta la Tierra, pasando esta vez a sólo 300 km (8 de diciembre de 1992). Tras la segunda parte, tendrá la fuerza suficiente para llegar hasta Júpiter y se dirigirá hacia allí para llegar a principios de diciembre de 1995.

Sobre todos los obstáculos

La misión Galileo ha tenido que superar desde el principio numerosas trabas y obstáculos y los incidentes y problemas han durado hasta el día de lanzamiento. La ejecución del proyecto Galileo se ha cuestionado en cuatro ocasiones y además ha sufrido siete veces importantes cambios en su diseño.

El desarrollo de Galileo se decidió en 1977. La fecha de lanzamiento inicialmente prevista fue el año 1982. Los problemas técnicos, la restricción presupuestaria y el accidente de Challenge (en la órbita Galileo que iba a poner este transbordador) son los responsables del retraso.

Gran Mancha Roja, el detalle más espectacular de la superficie de Júpiter.

Además, en el último momento también ha habido una amarga polémica sobre Galileo. La posibilidad de no tirar ha estado en manos de los jueces de Florida. Motivo: denuncia interpuesta por varios ecologistas a través de la fuente de energía radiactiva de la sonda

ver cuadro
Obligaciones de la misión. La misión consta de
dos partes principales: por un lado hasta su llegada a Júpiter y por otro lado a realizar en el planeta gigante. Además, al llegar al sistema jobiar, Galileo se dividirá en dos. Una parte, actuando en forma de kamikaze, penetra en la atmósfera de Júpiter y la explora hasta que se deteriore por las enormes presiones de los gases. La otra parte se sitúa en la órbita del planeta y estudia ésta y sus cuatro satélites galileanos (Io, Europa, Ganimide y Calisto).

Durante el viaje, Galileo explorará los astros que encontrará y el espacio. Recopilará datos que ayuden a comprender la termodinámica de la alta atmósfera del planeta a su paso por el entorno de Venus y analizará la distribución del vapor de agua en la atmósfera de Venus.

A su paso por el cinturón de asteroides tendrá la oportunidad de investigar de cerca a dos, Gaspra e Ida.

Júpiter.

Interespacialmente medirá el flujo de hidrógeno y la masa, velocidad y densidad del polvo, entre otros.

En las entrañas del gigante

El estudio “in situ” de la atmósfera de Júpiter es sin labios la parte más llamativa de esta misión. Cinco meses antes de que Galileo llegue a Júpiter, emitirá un sonajero hacia el planeta que seguirá un recorrido balístico. La velocidad del sonajero al llegar a la alta atmósfera de Júpiter es de 48 km/s. La presión será de 0,0001 bares, la décima parte de la superficie terrestre. La fricción atmosférica frenará la velocidad de la sonda hasta el arranque del sonido. En ese momento se liberarán las protecciones térmicas existentes y se abrirá el paracaídas. Estará situada en la parte superior de las nubes y la presión será de 0,08 bares.

Durante tres o tres minutos la sonda irá descendiendo atravesando las capas de nubes. Desciende entre 130 y 150 km. Entonces la presión será muy alta, unos 25 bares y la sonda se deteriorará para siempre. Mientras tanto, enviará los datos recibidos a la parte que rodea el planeta y éste los reenviará a la Tierra.

Se espera que la sonda camiseta atraviese tres capas de nubes. La primera capa se compone de amoniaco, la segunda de hidrógeno amonio y la tercera de agua.

Alrededor del gigante
Camino al Infierno.

La otra parte del Galileo comienza a orbitar al llegar a Júpiter. Uno de los objetivos de esta parte es estudiar la morfología, el estado físico y el movimiento de cuatro satélites galileados. Hay que tener en cuenta que se acercará más que las sondas Voyager y Pioneer y que teniendo en cuenta su experiencia lleva el equipamiento especialmente diseñado. Por lo tanto, se espera obtener datos muy interesantes.

Por otro lado, también es un estudio del campo magnético violento de Júpiter. El campo magnético del gigante es el mayor de nuestro sistema planetario después del Sol. La magnetosfera de Júpiter, producto del campo magnético, tiene forma de lágrima y su radio es 50 veces mayor que el de Júpiter. El campo magnético se debe a que el hidrógeno condensado en la zona de Júpiter ha adquirido una estructura metálica.

La misión Galileo no ha hecho más que empezar. Tiene seis largos años delante antes de llegar a su manantial. Tendremos la oportunidad de hablar más sobre él y el tiempo.

GENERADORES DE RADIOISÓTOPOS

A 817,1 millones de km del Sol, en la órbita de Júpiter, Galileo no utilizará paneles solares para obtener energía. Para el suministro energético utilizará dos generadores que utilizan radioisótopos.

Galileo.

Existía la posibilidad de utilizar paneles solares, pero al necesitar 200 m2, 500 kg más, se descartaron. Por ello, los diseñadores inventaron dos generadores que utilizan las pastillas de óxido de plutonio 238 (IV) como combustible. Todo el sistema sólo pesa 22 kg.

Esta no es la primera vez que se utilizan radioisótopos en el espacio. La NASA, por ejemplo, los utilizó en los kits de herramientas ALSEP que plantaba en la Luna y los soviéticos han utilizado con frecuencia generadores radiactivos. Se estima que los soviéticos ya han instalado en el espacio 1.880 kg de combustible radiactivo.

El miedo de los ecologistas americanos era la explosión durante el lanzamiento y la dispersión del plutonio sobre la superficie terrestre. Hay que tener en cuenta que el plutonio es muy radiactivo y además venenoso.

Sin embargo, la NASA ha adoptado medidas especiales para evitar la dispersión del plutonio en caso de accidente. El plutonio no está en polvo, sino envuelto en pastillas cerámicas. En caso de producirse una explosión, difícilmente puede convertirse en polvo o gas respirable.


SATÉLITES GALILEANOS

Al conjunto de los cuatro satélites más grandes de Júpiter se le llama satélite galilear en honor a su descubridor, Galileo. En total son cuatro: Io, Europa, Ganimide y Calisto.

Calisto

Su superficie está llena de cráteres de impacto y no hay regiones suaves como las marias de la Luna. Por lo tanto, no parece que haya tenido actividad interna. Su radio es de 2.410 km.

Ganimide-

Se asemeja más a la Luna, ya que aparecen mezcladas regiones con cráteres de impacto y regiones más suaves. En regiones más suaves hay mucha grietas. Su radio es de 2.638 km.

Europa-

Su superficie no tiene nada que ver con la de los demás. Apenas hay cráter de impacto y está cubierto de hielo. El número de cráteres de impacto es similar al de la zona continental terrestre, por lo que la superficie europea puede considerarse muy joven. A Europa se le puede dar suavidad por el agua que lleva al interior. Su radio es de 1.563 km.

Io

Io es un satélite en constante actividad. Hay volcanes increíbles trabajando. Cuando Voyagera pasó en 1979 había 10 volcanes trabajando a fuego y llama. La actividad tectónica como ion no tiene parangón en nuestro sistema. Su radio es de 1.816 km.

Gehitu iruzkin bat

Saioa hasi iruzkinak uzteko.

Babesleak
Eusko Jaurlaritzako Industria, Merkataritza eta Turismo Saila
MAIER Koop. Elk.
KIDE Koop. Elk.
ULMA Koop. Elk.
EIKA Koop. Elk.
LAGUN ARO Koop. Elk.
FAGOR ELECTRÓNICA Koop. Elk.