Nuestras golondrinas

Muchas personas llaman golondrinas a las sobollas y una máquina no sabe que en Euskal Herria hay cuatro especies diferentes de golondrinas. A través de este artículo vamos a dar una pequeña mirada a las golondrinas que habitan en el País Vasco, acercándonos un poco más a estas aves tan conocidas desde siempre.

Cualquier pueblo o barrio de Euskal Herria, los primeros prados solares de principios de abril y las primeras golondrinas girando alrededor del campo. Cada año tenemos la oportunidad de disfrutar del mismo espectáculo cuando, tras pasar el invierno en la zona de África, miles de golondrinas vuelven con buen tiempo a nuestros campos, caseríos, valles y montañas. Suele ser a finales de marzo o principios de abril.

Entonces, cuando la nieve y el hielo han terminado y la temperatura sube, las golondrinas dejan sus invernaderos en el medio y sur de África y emprenden un largo viaje hacia el norte. Algunos llegarán hasta Noruega y Rusia, y otros once permanecerán en el País Vasco, adornando con sus aviones rápidos el mismo atrio de pueblos y caseríos que muchos nacieron.

La golondrina común tiene la espalda y la cabeza negras, el pecho rojo y el vientre blanco. Da la mayor parte del día en el aire o en los cables.

Sus increíbles migraciones, su llegada a la primavera y su condición de especie favorita han hecho de este pájaro un pájaro muy conocido y querido. Las golondrinas han estado siempre conocidas en Euskal Herria y unidas al ser humano, también se ve en el propio idioma. Para designar a estas aves alegres y ruidosas, el euskera ha reunido más de quince palabras. Algunos como la ainara, la anteiglesia o la yerna, conocidos por la mayoría; otros no tanto como la boletxa vizcaína, la quinuria de la Baja Navarra o el obispo de Navarra. Todos estos nombres, y otros tantos, forman parte del mismo nombre científico latino. Forman la familia Hirundinidae, desconocida para muchos por la abundancia de especies de golondrinas y la existencia de cuatro en el propio País Vasco, similares en algunas cosas, pero, como veremos, cada una tiene sus características y curiosidades.

Los pájaros que forman el grupo Hirundinidae (que llamaremos golondrinas para facilitar), a excepción de Nueva Zelanda y los dos polos, se han extendido por todo el mundo conociendo más de cien especies. Suelen ser pequeños pájaros, de 13 a 20 cm, con boca ancha, pico corto y cola larga y de rejilla. En general, tienen alas fuertes, estrechas y afiladas, por lo que son magníficos voladores, rápidos y ligeros. Volando de un lado a otro, atrapan a los mosquitos, moscas, mariposas, etc. que están en el aire. ¡Quién no ha visto a buscar insectos en la zona del atardecer chupando campos y pozos! Fuera de este mundo tan dominado, sin embargo, son bastante torpes por sus patas débiles y pequeñas, por lo que raramente descienden al suelo.

Como hemos dicho, son conocidos prácticamente en todo el mundo. Es el caso del enara rojizo de Norteamérica, Progne subis, tan variado en otros continentes, o del Hirundo abyssinic africano, ambos vinculados a la construcción humana y muy numerosos. Durante varios años, cuando está a punto de comenzar la migración hacia septiembre, se han visto en Canadá grupos de 100.000 golondrinas rojizas. En Asia también viven numerosas especies y por último en Europa otras cinco.

Cuatro de ellos se acercan a los alrededores de nuestros pueblos, montes y arroyos: enara común ( Hirundo rustica ), enara azpizuria ( Delichon urbica ), peña rocosa ( Hirundo rupestris ) y avión zapador ( Riparia riparia ). ¡Pero cuidado! Sin embargo, no hay que confundirlo con otras aves que se pueden ver formando grandes grupos en nuestros pueblos y sobre todo en nuestras ciudades. Claro que me refiero a los sorbellos. Los sorbellos ( Apus apus ) nos visitan entre mayo y julio. Mucha gente cree que son golondrinas, pero no es así. Son miembros de otro orden, del orden de las apodiformes y aunque tienen algo parecido, tienen muchas diferencias anatómicas, fisiológicas y etológicas. Por lo tanto, no hay que confundirlos con el resto. Y dejaremos a los sorbellos para hablar de nuestras cuatro golondrinas.

Golondrina común

Sin duda alguna, la más conocida es la golondrina común ( Hirundo rustica ). La más grande de las personas que viven en Euskal Herria, su rabiosa cola nos sorprende al verla. Las dos plumas exteriores de la cola, las dos récords exteriores, son enormemente largas y finas, siendo esta característica suficiente para diferenciarse ya de sus hermanos triduos. Dorso y cabeza negros, pecho rojo y vientre blanco. Siempre ha estado unido al ser humano y pocas veces se pueden encontrar sus nidos en rocas, puentes o árboles. Prefiere las construcciones humanas, pero eso sí, lejos de las grandes ciudades y pueblos; prefiere la tranquilidad de los caseríos o de los pequeños barrios.

No es tan colonial como el resto de las golondrinas, pero siempre se dedica a cazar en pequeños grupos para evitar la competencia que pudiera tener con los campos de cerda y golondrina, repartiendo el coto. Los sorbellos capturan insectos situados en la zona alta, los solomillos en el centro y las golondrinas en el medio terrestre. Le encanta cazar en prados y charcas cercanas al nido, capturando con su hábil y rápido vuelo pequeños mosquitos, efimeras y otros insectos. Esa habilidad volada también nos deja claro a la hora de beber agua, ya que no tiene que parar: cuando está volando por encima de los pozos a pocos milímetros, baja la cabeza, mete el pico en el agua y, sin ningún problema, coge una tragoxka mientras nos deja con cariño.

La verdad es que la mayor parte del día la da en el aire o en los cables y apenas baja al suelo en la época de cría para recoger la arcilla para anidar. En esta época se acerca a los arroyos, pozos y manantiales. En el pico toman trozos de barro y barro, junto con las hierbas y las bolitas que forman tras mezclarse con la saliva, construyen en los vestíbulos y seles nidos en forma de copa tan conocidos y abiertos desde arriba.

En los últimos años su población ha sufrido un fuerte retroceso debido principalmente a la contaminación y a la influencia de pesticidas. No obstante, todavía se encuentra en todo el País Vasco. Por supuesto, es más abundante en las provincias del Sur, ya que en Álava y Navarra encuentra lugares más propicios para la nidificación, pero en los otros cinco territorios también es fácil encontrarla si nos alejamos de los pueblos grandes y contaminados.

Solomillo Enara

Mientras que en los últimos años la ampliación de pueblos y ciudades ha limitado la golondrina común a los alrededores del caserío, el enara azpizuria ( Delicho urbica ) se ha adaptado mucho mejor a la vida moderna. No ha abandonado los montes y, junto con el golondrina común, puede llegar a vivir en caseríos y barrios, pero al no importar el nido en cualquier lugar, ha conseguido colonizar pueblos y ciudades y no ha sufrido el retroceso que ha sufrido el golondrino común. Hoy en día no es difícil volar en grandes pueblos como Arrasate, Irun o Durango.

Al no importar la nidificación de la subciudad de Enara, ha conseguido colonizar grandes pueblos y ciudades y no ha sufrido el retroceso del golondrina común.

Aunque parezca un poco, es fácil separar la sublengua del resto. Para empezar, a pesar de tener la cola de rejilla, no tiene esas dos plumas largas con golondrinas normales. Y por otro lado, aunque el dorso y la cola son negros, la mancha blanco-blanca sobre el culo es muy evidente. Es muy evidente sobre todo en vuelo. La golondrina es algo menor que la común y menos esbelta. Es una especie muy sociable y puede formar colonias de cientos de parejas, aunque la mayoría de las veces viven en grupos de 10-20 parejas. Todo el equipo sale a la caza a la vez y todos a la vez vuelven al nido.

Como ya se ha mencionado anteriormente, los montes y caseríos que más gustaban de vivir en la antigüedad no han sido abandonados, pero poco a poco se ha ido extendiendo por toda Euskal Herria y hoy podemos encontrarlos en todo el territorio: Desde las cordilleras como Aralar, Elgea, Aizkorri o Salbada hasta las ciudades y desde la costa hasta las llanuras del sur de Álava y Navarra. Esta es probablemente la más abundante en la actualidad.

Peña

La otra especie que se está distribuyendo por todo nuestro territorio es el peñón ( Hirundo rupestris ). Más desconocida y menos conocida que las dos anteriores, el peñón es uno de los más vivos, rápidos y acrobáticos de todo el mundo. En vuelo se asemeja a la golondrina común, pero es más rápido y atrevido. También atrapa en vuelo a moscas, avispas, hormigas, etc., pero también es capaz de coger insectos en el suelo sobre roca debido a su capacidad de volar. A menudo se observan, de forma desligada, que abandonan las leyes de la física y realizan bucles y saltos sorprendentes o que vuelan dando un insecto.

Es el más pesado de los que viven en Europa. Dorso y cabeza pardos, alas ligeramente más oscuras y vientre claro, pero no tan blanco como las demás golondrinas. Estas características suelen ser suficientes a la hora de identificar a este pájaro, pero la prueba más clara para solventar todas las dudas la encontramos al echar una pequeña mirada a su cola: es cuadrada, no a la rejilla, y además cuando extiende la cola para dar vueltas, son muy visibles en ella, tanto por encima como por debajo.

Además de éstas, el río rocoso presenta otras características que la distinguen etológicamente de otras especies. Para empezar es más montcólico que el resto, es decir, prefiere los montes y rocas a los barrios, caseríos y prados. Además, coloca el nido entre las rocas y no en las casas o construcciones humanas. Y por último, baja más frecuentemente al suelo que otras especies, ya que le gusta templar al sol tumbado sobre la piedra.

Puede no ser tan abundante como los dos anteriores, pero puede encontrarse en cualquier roca de Euskal Herria en pequeños grupos, sobre todo en los montes. Además, en los últimos años su población ha ido creciendo y colonizando nuevos entornos. Por ejemplo, yo mismo lo he detectado en el valle del Deba, cerca de la costa y en pueblos industriales. Con un poco de ayuda y de suerte puede extenderse a todo nuestro territorio en pocos años.

Avión zapador

Y por último os presentaré a nuestro cuarto compañero: el avión zapador ( Riparia riparia ). La más pequeña, de tan sólo 12 cm, sólo aparece en las provincias del interior. En la costa pueden observarse durante la migración, pero sólo cría en el sur de Álava y Navarra, ya que en otras provincias le faltan espacios adecuados para ello. Construye sus nidos en los alrededores de los grandes ríos, formando siempre grandes colonias. La caza es similar a la del resto, pero la mayoría de las veces en las orillas de los ríos y como hemos dicho, en grandes grupos. Ocasionalmente, al igual que los estorninos, realizan movimientos sincrónicos.

El avión zapador es también de arriba oscuro, pardo, con pecho y vientre blancos, pero con el característico cuello del mismo color que la espalda. Esto, junto con sus pequeñas dimensiones y la forma de la cola, la diferencia con otras especies.

Nido de golondrina común en un atrio. Adulto pastando tres pollos.

Como ya se ha mencionado, gozan de la cercanía de los grandes ríos y lugares llanos. Por ello, sólo cría en la zona sur de Navarra y Álava, sobre todo en el valle del Ebro y en las inmediaciones de otros grandes ríos como el Zadorra.

Así que estos cuatro son los cuatro que vienen de vacaciones en verano. Desgraciadamente, al igual que otros turistas, al acercarse el otoño tienen que despedirse. Al igual que otras muchas aves insectívoras, tienen que pasar las Navidades por la zona de África aprovechando su verano, aquí no podrían encontrar comida en invierno. Por eso, a finales de septiembre, cuando el verano está a punto de terminar y los árboles están a punto de perder sus primeras hojas, nuestras golondrinas comenzarán a viajar a África.

Se reunirán grupos cada vez más grandes, sobre todo en carrizales y cañas, se recuperarán fuerzas y estas aves inolvidables que han pasado la primavera y el verano con nosotros se dirigirán hacia el sur. Migran tanto de noche como de día, con fuerza, velocidad media de 40-50 km/h y rápidamente dejan atrás los prados y bosques de Euskal Herria y se dirigen hacia las selvas y tierras de Zaire, Camerún o Madagascar. Golondrina común, solomillo y avión a finales de septiembre, a menudo en el mismo grupo, mientras que al río rocoso le costará un poco más dejar nuestros pastos y prados y no abandonará hasta finales de octubre. Hay gente que está a gusto y queda a pasar el invierno, pero es minoritario. Acostumbrados al sol y al calor, los brumos y sirimiri de Euskal Herria no están hechos para ellos.

Sin embargo, sabemos que para cuando antes florecen las flores de San José volaremos por todos nuestros campos, barrancos y rincones.

Gehitu iruzkin bat

Saioa hasi iruzkinak uzteko.

Babesleak
Eusko Jaurlaritzako Industria, Merkataritza eta Turismo Saila
MAIER Koop. Elk.
KIDE Koop. Elk.
ULMA Koop. Elk.
EIKA Koop. Elk.
LAGUN ARO Koop. Elk.
FAGOR ELECTRÓNICA Koop. Elk.