Obsolescencia programada

Dannoritzer, Cosima

Comprar, tirar, comprar dokumentalen egilea

Obsolescencia programada
01/06/2011 | Dannoritzer, Cosima | Autor de los documentales Comprar, tirar, comprar
Una bombilla de la vida eterna. Ed. : Cosima Dannoritzer.

Érase una vez... Un inventor diseñó una bombilla de la vida eterna, pero antes de su comercialización, éste murió al caer misteriosamente del avión en el que viajaba.

Unos codiciosos fabricantes compraron una patente para una fibra indestructible que fue ocultada en el fondo de los archivos de empresa.

A un mecánico le pagaron una fortuna inmensa para que renunciara al diseño de un tubo de escape indestructible que pudo vivir rodeado de lujo durante toda su vida. ¿O quizás la última vez que vieron correr, con miedo a perder la vida, con un asesino a sueldo por detrás, pagado por los jefes de automoción?

Internet está lleno de leyendas urbanas de este tipo. ¿Pero son ciertas estas leyendas? ¿Hay productos que pueden durar mucho tiempo pero para que la industria falla antes de tiempo?

En mi documental Comprar, tirar, comprar ( The Light Bulb Conspiracy ) intenté encontrar pruebas y el resultado fue una historia aún más curiosa que todas las teorías conspirativas que se pueden encontrar en las webs.

En 1924, los principales fabricantes de bombillas se reunieron en Ginebra para crear un cartel internacional. ¿Su intención? Reducir la vida útil de las bombillas incandescentes a 1.000 horas. Comenzó una ola de actividades en fábricas y oficinas de todo el mundo. Los ingenieros de las empresas desarrollaron filamentos más débiles, diseñados para durar un tercio menos que antes, y envió sus diseños a ingenieros de otras fábricas. La dirección del cartel sancionó con multas a todo fabricante que infrinja las normas. Los principios de ciencia e ingeniería se revolucionaron y se volvieron contrarios al desarrollo de nuevos modelos de vida útil más larga, con el objetivo de obtener grandes beneficios, independientemente del coste. Fue el inicio del concepto de "obsolescencia programada".

En 1938 se dio a conocer un invento anunciado en todo el mundo como "más revolucionario que los ataques alienígenas": el nylon. La patente, propiedad de la gigantesca empresa química DuPont, pidió a sus ingenieros que investigaran si la nueva fibra era la adecuada para fabricar calcetines. Con el lanzamiento de los nuevos calcetines permanentes, tuvieron un gran éxito: estuvieron en fila de mujeres y hombres para comprarlos, y varias chicas, que por su inquietud por ser las primeras en mostrarse, fueron vestidas al salir de la tienda en el suelo de la acera.

Ante la durabilidad de los nuevos calcetines de nylon frente a los calcetines de seda, los gestores de DuPont se preocuparon. Las ventas iban a descender al comprar un par de mujeres. Los gestores mantuvieron una reunión y ordenaron a los ingenieros que cambiaran la fórmula para que el hilo fuera más débil y fuera más rápido.

Al llegar a los años 50, la obsolescencia programada estaba muy extendida en muchas industrias. Se pidió a muchos ingenieros y diseñadores que utilicen sus conocimientos para diseñar productos con un "death date" o un "día de muerte". Por ejemplo, diseñaron un transistor, limitado a tres años de vida útil, cuando la radio todavía era una inversión a largo plazo. Los fabricantes de automóviles disminuyeron la calidad de las llantas y las tapas de los dedos para que los consumidores acudieran con mayor frecuencia al taller de reparación. La Asociación de Consumidores de EE.UU. documentó este hecho e incluso se quejó en vano. En 1951, un juez estadounidense prohibió limitar las bombillas a una vida útil de 1.000 horas, pero los fabricantes rechazaron esta resolución.

Por otro lado, el acceso al mercado informático ha supuesto nuevas oportunidades para la obsolescencia programada. Muchas impresoras de tinta incorporan un contador chip que da error o se quema tras imprimir un número determinado de hojas. El manual técnico de impresoras HP indica claramente que la vida útil de la impresora es de 18.000 páginas o 5 años, lo que pasa antes.

Muchos cartuchos de tinta también disponen de un contador chip que informa a los consumidores de que la tinta se ha agotado (o bloquea la impresora hasta que se ha cambiado el cartucho), pero lo cierto es que el cartucho sigue teniendo tinta, hasta un 30% de su capacidad. Recientemente, la Policía Española detuvo a varios empleados de una empresa por inventar una nueva variante de obsolescencia programada: instalaron dos contadores chip en las impresoras. Si el consumidor compraba una extensión de garantía para la máquina, programaban el chip para una vida útil más larga.

Cuando continué buscando casos concretos para mi documental, la lista se alargó. El fenómeno de la obsolescencia programada parecía muy fructífero y extendido, a pesar de que al principio yo considero que era el comportamiento de unas pocas empresas codiciosas. El documental pasó de ser una historia de pocas leyendas urbanas a un análisis completo de la sociedad de consumo moderno. Esta sociedad depende de la demanda de la economía de crecimiento y de la llamada industria " frequent repeat purchase " ("compra frecuente y repetida"), influida y respaldada por diseñadores, ingenieros y técnicos, que voluntariamente se ponen a su servicio.

Como consecuencia de esta actuación, la vida útil de los recursos naturales de nuestro planeta está disminuyendo en la medida en que nuestras industrias los convierten en productos de consumo que llegan cada vez más rápidamente a los vertederos. En el Tercer Mundo crecen los cementerios de la basura electrónica. Allí, las basuras provocan un daño sostenible al medio ambiente, ya que no se reciclan y se reincorporan al ciclo productivo. El resultado es una continua destrucción de recursos.

¿Cómo hemos llegado hasta este punto, teniendo en cuenta que la ciencia, la ingeniería y el diseño surgieron de la vocación de explorar, comprender y mejorar el mundo? ¿Cuándo las empresas dejaron de competir sobre la base de la naturaleza y la sostenibilidad y se adhirieron a las ventas frecuentes y a los beneficios rápidos?

Muchos consumidores y fabricantes han empezado a plantearse esta pregunta y una nueva generación de diseñadores y empresarios está redescubriendo conocimientos y valores tradicionales. En sus proyectos, la ciencia, la ingeniería y el diseño han unido fuerzas con un objetivo común: la sostenibilidad y el progreso. Si no renunciamos a la obsolescencia programada y a los residuos que genera, nuestra sociedad de consumo corre el riesgo de quedarse obsoleta.

Por cierto, la primera anécdota en Internet sobre la caída del avión es cierto. El inventor alemán Dieter Binninger murió poco antes de empezar a producir bombillas en masa de 100.000 horas de vida útil. Su patente sigue existiendo, pero desde su muerte nadie ha querido arriesgarse. Mientras tanto, una bombilla fabricada en 1901, 23 años antes de la creación del cartel de la bombilla, todavía está encendida en el sótano de los bomberos de California, y aunque es irónica, ya ha durado más tiempo que las dos webcams.

Documental: www.zapore.es - Comprar, tirar, comprar.

Más información en www.facebook.com/Euskaltel.com TirarComprar

Página web de la bombilla de 1901: http://www.centennialbulb.org/

Dannoritzer, Cosima
Servicios
276
2011
Seguridad
022
Ciencias Sociales
Análisis
50%

Gehitu iruzkin bat

Saioa hasi iruzkinak uzteko.

Babesleak
Eusko Jaurlaritzako Industria, Merkataritza eta Turismo Saila
MAIER Koop. Elk.
KIDE Koop. Elk.
ULMA Koop. Elk.
EIKA Koop. Elk.
LAGUN ARO Koop. Elk.
FAGOR ELECTRÓNICA Koop. Elk.