10º aniversario de Fukushima: los retos de la energía nuclear

Han pasado diez años desde el accidente nuclear de Fukushima. En ella, el terremoto y los tsunamis posteriores provocaron una explosión en el edificio del reactor en la central nuclear, la rotura de los sistemas de refrigeración y la extensión de la radiación. El aniversario del segundo mayor accidente nuclear de la historia ha puesto sobre la mesa los problemas de la energía nuclear y sus retos a medio plazo.

fukushimaren-10-urteurrena-energia-nuklearraren-eg
Ed. Flickr

El desastre de Fukushima no provocó víctimas humanas directas, pero los daños en la vida, las estructuras sociales y los ecosistemas son irreversibles. 165.000 personas fueron desplazadas y, una década después, 43.000 ciudadanos no han podido volver a sus pueblos. Sin embargo, la industria ha cuantificado las consecuencias económicas del accidente, pero no los graves efectos secundarios sobre el medio ambiente y el bienestar.

Tras varios accidentes graves, la energía nuclear está en permanente debate. Algunos expertos lo consideran una oportunidad para combatir el calentamiento global del planeta y que la descarbonización sea real. El propio Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC), en su informe especial sobre el calentamiento global de 2018, reconoció la contribución de la energía nuclear a limitar el incremento de la temperatura global. Sin embargo, otros muchos están en contra debido a las grandes preocupaciones ambientales y sociales.

Investigadores de la Universidad de Harvard han denunciado ahora la falta de transparencia y equidad en la toma de decisiones del sector nuclear en un artículo de opinión de la revista Nature. “La seguridad y el coste no son los únicos retos que tiene la industria nuclear. El sector nuclear ha fracasado sistemáticamente a la hora de recoger las preocupaciones de los ciudadanos. Los estudios psicológicos realizados en torno al riesgo en las décadas de 1960 y 1970 difundieron que los ciudadanos reaccionaron de forma emocional, irracional y negligente, y pidieron a la industria nuclear que aceptara las percepciones de riesgo del público o que “educara al público”. La industria optó por el último camino, implicando a la ciudadanía únicamente en el proceso que le convenía, y siempre enfocado a creer una visión propia”, señalan los investigadores. En su opinión, sin embargo, es imprescindible escuchar honestamente a la ciudadanía sin pretender convencerla. Desde que se extrae el uranio hasta que se decida la gestión de los residuos, la ciudadanía debe tener la palabra. Esto supone un gran cambio de enfoque.

Consecuencias del accidente en la industria nuclear

La propia industria nuclear también ha sufrido consecuencias cada vez que hay un siniestro. Cuatro meses después del accidente de Fukushima, Alemania decidió eliminar completamente la energía nuclear para el año 2022. Suiza hizo lo mismo y destruyó los cinco reactores del país. En Japón, 12 de los 54 reactores operativos se cerraron para siempre y otros 24 permanecen cerrados.

En este momento, sin embargo, en el mundo se están construyendo alrededor de 50 reactores de energía nuclear. China es el país que más está construyendo (16 plantas), seguido de India y Corea del Sur. Según el informe sobre la situación de la industria nuclear en el mundo, 414 reactores de energía nuclear funcionan y suministran el 10,3% de la electricidad mundial.

Central nuclear de Zaporizhzhia (Ucrania), la más grande de Europa.

¿Cómo resolver el problema de la seguridad?

Pero la seguridad sigue en la mesa. Una de las soluciones que propone la industria nuclear para resolver el problema es la construcción de pequeños reactores modulares que creen que el pequeño tamaño reducirá el posible desastre. Los reactores tendrían una producción inferior a 300 MW para alimentar cerca de 200.000 hogares.

Otra solución consiste en construir reactores más eficientes y seguros que utilicen otro líquido refrigerante diferente al agua. Pero la velocidad de desarrollo de las nuevas tecnologías hace que estos reactores no salgan al mercado hasta mediados de siglo. Mientras tanto, las tecnologías de almacenamiento de energía solar y eólica se están haciendo cada vez más competitivas. Muchos temen que las tecnologías nucleares ya no se queden atrás.

Industria sin compromiso social

Sin embargo, los investigadores señalan que las nuevas propuestas nucleares siguen infravalorando preocupaciones éticas no resueltas, repartiendo de forma desequilibrada los beneficios y los riesgos que se generan. Por ejemplo, tres cuartas partes de la producción mundial de uranio procede de minas en torno a comunidades indígenas, pero nunca se han reestructurado después, envenenando tierras y pueblos cercanos. En el caso de los residuos, la industria nuclear no tiene ninguna solución técnica para la gestión de los residuos, más allá de su ocultación en el subsuelo, y los almacenes de residuos nucleares se encuentran alejados de las comunidades de suministro de electricidad nuclear.

El Centro de Innovación de Reactores de EE.UU. está estudiando ahora las primeras propuestas para implicar a la comunidad: como muchas personas están dispuestas a quemar tabaco, a conducir coches y a asumir otros riesgos personales, ¿estaría dispuesto en su comunidad y a recibir un reactor nuclear para su consumo?

Gehitu iruzkin bat

Saioa hasi iruzkinak uzteko.

Babesleak
Eusko Jaurlaritzako Industria, Merkataritza eta Turismo Saila
MAIER Koop. Elk.
KIDE Koop. Elk.
ULMA Koop. Elk.
EIKA Koop. Elk.
LAGUN ARO Koop. Elk.
FAGOR ELECTRÓNICA Koop. Elk.