Dolor de garganta

Agirre, Jabier

Medikua eta OEEko kidea

¿Cuándo empezar a preocuparse?

Es un síntoma muy frecuente, que puede aparecer a cualquier edad y que se debe a múltiples y diferentes causas. Además, bajo este nombre genérico de “dolor de garganta” se incluyen diferentes estructuras anatómicas, por lo que hay que tener en cuenta diferentes patologías (inflamaciones o inflamaciones laríngeas, faringas, etc.). ). Pero en este trabajo de hoy, y para centrar de alguna manera el problema, hablaremos de las infecciones de la garganta de los niños (y más concretamente de las amigdalas), con el fin de dar algunos consejos prácticos.

Estado del problema

Supongamos que el niño tiene una infección de garganta, generalmente causada por estreptococos. El diagnóstico así lo corrobora a través de un cultivo faríngeo o tras un examen clínico médico. Los síntomas más importantes son dolor de garganta, fiebre, hinchazón de los ganglios del cuello y malestar o molestias generales. La garganta aparece rojiblanca y en las amígdalas se ven a menudo puntos blanquecinos o pus. El tratamiento adecuado permite prevenir complicaciones, hoy raras pero no descartables. ¿Cuáles son estas complicaciones? Las más importantes serían la fiebre reumática (afectación articular y/o cardiaca) y la nefritis (enfermedad renal). Pero normalmente el tratamiento no sólo ha eliminado la fiebre y las molestias de la garganta en 24 horas, sino que ha dejado prácticamente indemne el riesgo de estas complicaciones.

Tratamiento domiciliario

Los síntomas más importantes de la infección de la garganta son el dolor de garganta, la fiebre, el aumento de los ganglios del cuello y el malestar o molestias generales.

Administrar a su hijo los antibióticos que le indique su médico. El antibiótico (eritromicina, amoxicilina, u otro, en este caso “cada maestro tiene su propio libro de escuela”) deberá administrarse varias veces al día (dos o cuatro veces), a una dosis determinada (en función de la edad del niño) con un tratamiento de 8-10 días.

Si la medicación es como jarabe, utilice la urna que trae la medicación, o en su defecto una urna similar a la farmacia, pero siempre haciendo que la cantidad que se le da al niño sea la misma que la prescrita por el médico. Nunca uses medicamentos que ya estaban abiertos en casa, porque pueden estar caducados o, lo que es peor, porque pueden perder su valor.

El medicamento administrado al niño destruirá los gérmenes que provocan la infección de la garganta. No olvides ninguna dosis. Cuando el niño vaya a la escuela o a la guardería y en el horario de la misma haya alguna dosis de fármaco, administrar la medicación a la persona que se haga cargo del niño para que le dé el medicamento a la hora que le toque. Aplique la medicación durante todo el tiempo que le indique el médico. Aunque los niños vayan a mejorar inmediatamente, no dejen de administrarse por ello y terminen todo el programa prescrito por el médico para sanar adecuadamente la infección de la garganta.

Si el niño presenta algún problema de administración oral (por cualquier motivo) o no le gusta el jarabe, sepa que existen los que se administran por inyección y los antibióticos que se “liberan” gradualmente y lentamente dentro del cuerpo, funcionando así de forma similar a la medicación oral.

Para evitar la propagación de la infección

A las 24 horas del comienzo de la toma del antibiótico, el niño ya no tiene capacidad para contarlo, por lo que puede volver a la escuela o guardería si la fiebre ha desaparecido y algo ha mejorado en general. Si el médico ha tomado todas las dosis prescritas, puede dejar el antibiótico y empezar a llevar una vida normal. No es necesario volver al médico.

Para eliminar el dolor

Los niños mayores de 6 años pueden hacer gargargas de garganta con agua salada tibia (echar un poco de sal a un vaso de agua, como una cuarta parte de una pequeña arqueta de té) o una solución acuosa con un antiácido. Dar a los niños más pequeños sustancias antisépticas preparadas en forma de “caramelos duros” para que los chupen.

El dolor de garganta puede ser intenso y la inflamación puede producir molestias en el momento de tragar. Por ello, se recomienda la alimentación blanda los primeros días. Las bebidas frías pueden aliviar el dolor. Si hay fiebre, administrar al niño algún antitérmico que tenga al mismo tiempo un efecto antiinflamatorio o antiinflamatorio.

No usar sprays especiales (y caros) para aliviar el dolor de garganta. No son sustancias antisépticas más efectivas que las recomendadas y pueden contener un componente que puede dar lugar a reacciones alérgicas, es decir, benzocaína.

¿Qué hacer a otros familiares?

Es una pregunta muy normal. Cuando un niño sufre una infección de garganta, ¿qué hacer a sus familiares o hermanos? Es cierto que la faringitis estreptocócica puede extenderse a otros familiares. La enfermedad aparece en el plazo de 1 a 5 días desde la aparición del primer caso. Por lo tanto, cualquier persona (niño o adulto) que viva en su domicilio y presente síntomas similares debería acudir a una consulta para ser visitada por el médico y realizar los estudios complementarios necesarios, especialmente los culturales. Y los síntomas a tener en cuenta durante este periodo son: fiebre, dolor de garganta, secreción nasal, dolor de cabeza, vómitos, sequedad o molestias de garganta y falta de apetito. En la mayoría de las familias los cultivos se realizarán únicamente a los enfermos, siempre bajo prescripción médica.

En familias con familiares ya afectados por fiebre reumática, o con numerosas infecciones estreptocócicas, se debería hacer cultivo faríngeo a todos los familiares. Posteriormente, con el médico ante el resultado del cultivo, prescribirá el tratamiento y otras medidas terapéuticas.

En niños con infección estreptocócica 1 de cada 10 no responde al tratamiento antibiótico inicial. Si el niño continúa con fiebre o molestias de garganta después del tratamiento, es conveniente realizar un segundo cultivo. Si el resultado es positivo, se le dará al niño un segundo antibiótico diferente al primero.

Los niños que no tienen síntomas después de tomar el antibiótico no tienen que volver a cultivar.

Si las siguientes circunstancias son suficientes para llamar inmediatamente al médico o, en su defecto, para trasladar inmediatamente al niño al médico.

  • El dolor es cada vez mayor.
  • El niño tiene dificultad para tragar o lanza más baba o baba de lo normal.
  • El niño tiene dificultades para abrir la boca para respirar y sigue igual tras limpiarse la nariz.
  • El niño tiene restos de deshidratación.
  • Tras 48 horas desde que se empezó a administrar el antibiótico, la fiebre persiste.
  • Piensas que tu hijo está peor, o eso te parece.

Gehitu iruzkin bat

Saioa hasi iruzkinak uzteko.

Babesleak
Eusko Jaurlaritzako Industria, Merkataritza eta Turismo Saila
MAIER Koop. Elk.
KIDE Koop. Elk.
ULMA Koop. Elk.
EIKA Koop. Elk.
LAGUN ARO Koop. Elk.
FAGOR ELECTRÓNICA Koop. Elk.