Bluetooth: comunicación sin cable

Si miras bajo la mesa del ordenador, te darás cuenta de que en las piernas se te complican muchísimos cables: este robusto blanco va desde el ordenador a la impresora, ese negro fino que conecta el módem, aquel gris similar al de la cámara digital... y así hasta conectar el escáner, los altavoces, el teléfono y el resto de herramientas. A través de todos estos cables se transmiten los datos de una herramienta a otra y se la red esté totalmente comunicada. ¿Pero no hay otra forma de comunicar las herramientas?

Es innegable que los cables, en la mayoría de los casos, sólo molestan. Por ejemplo, cuando se estropea la impresora, el riesgo de dejar el ordenador sin Internet, ni voz ni imagen antes de adivinar cuál es el cable correspondiente es casi inevitable. En estos casos, seguro que más de uno, alguna vez, ha pensado: ¡si no hubiera cables! Y es lo que ofrecen las nuevas tecnologías.

Entre estas tecnologías se encuentran la tecnología Bluetooth, la tecnología de infrarrojos promovida por IrDA (Infrared Data Association) y la InicioRF ( Home Radio Frequency ). Todas ellas son especificaciones diseñadas para permitir la comunicación sin cables. Con estas especificaciones se describe cómo se deben realizar las conexiones entre herramientas. De este modo, podremos conectar sin cables el teléfono móvil, el ordenador, la televisión, el vídeo, etc.

Sin embargo, al haber surgido muchas tecnologías y estándares incompatibles, persiste el problema de los cables. Cada tecnología necesita un receptor y un emisor especial, cada uno de ellos conectado a la red eléctrica. Al final nos encontramos con el mismo problema. Bluetooth es una herramienta universal que sirve para conectar todo tipo de periféricos. Por ello, esta tecnología es la que está adquiriendo mayor fuerza en la industria informática y de las telecomunicaciones.

¿Cómo funciona?

Cada dispositivo Bluetooth tiene un microchip capaz de transmitir y recibir información. Para ello utiliza una banda de frecuencias ISM ( Industrial Scientific Medical ) de 2,4 GHz. El uso de esta banda de frecuencias no requiere licencia y es posible en casi todo el mundo. Sin embargo, en España no es posible utilizar esta banda de frecuencias, lo que puede dar lugar a problemas de compatibilidad con los productos fabricados o vendidos en España y fuera de España. Los microchips son muy pequeños y requieren muy poca energía (un 97% menos que los teléfonos móviles).

Para el intercambio de información se pueden utilizar 7 canales de datos y 3 de voz a 64 kbit/s. Cada dispositivo tiene un único sentido de 48 bits basado en el estándar IEEE 802.11 de redes de área local sin cable (LAN), mediante el cual el dispositivo puede formar parte temporalmente de un piconet.

Piconet es una red de dispositivos conectados. En total se pueden conectar entre dos y ocho dispositivos. Uno de ellos será ‘el jefe’ y el resto ‘los asistentes’. En la misma zona de cobertura pueden existir 10 piconets. Además, un dispositivo de un piconet se puede conectar con otro dispositivo de otro piconet. En este caso se completa el scatternet (conexión entre varios piconets libres no sincronizados).

Las conexiones entre herramientas se realizan por parejas. Para ello, la distancia entre dispositivos puede ser de hasta 10 metros, mientras que con los amplificadores puede llegar hasta 100 metros, pero en este caso puede producirse una distorsión.

Los microchips son muy pequeños y requieren muy poca energía.

En la versión v1.0 del año 1999, la velocidad de intercambio de datos puede variar entre 1 Mbit/s y en la versión v2.0 se espera alcanzar una velocidad de 2 Mbit/s. Además, ambas versiones serán compatibles. Por otro lado, se utilizan saltos aleatorios de frecuencia para evitar interferencias. Dispone de mecanismos de encriptación y autorización para controlar la conexión y garantizar la seguridad de los datos. Cada enlace está codificado y tiene protección contra interferencias y pérdida de enlace. Por ello, se puede considerar una red segura de corto alcance y sin cables.

No obstante, hay que tener cuidado con otros dispositivos que utilicen la misma banda de frecuencias. En los aviones, por ejemplo, está prohibido el uso del teléfono móvil, y lo mismo ocurre con dispositivos con chip Bluetooth que pueden interferir con otros elementos del avión.

Esta tecnología puede tener múltiples aplicaciones, sobre todo en la industria del automóvil, medicina, electrodomésticos y, en general, en la vida cotidiana normal. Por ejemplo, podemos tener las agendas de ordenador y teléfono móvil actualizadas, podemos utilizar el teléfono móvil para abrir las puertas y conectar las herramientas eléctricas de casa, etc. ¡Ha llegado el momento de controlar nuestro entorno sin levantarnos del sofá!

Marca registrada

Bluetooth es una marca registrada por lo que no se puede escribir de otra manera o traducirla a otro idioma. El origen del nombre es bastante curioso. En el siglo X, en Dinamarca vivía el rey Harol Blåtand (blá: azul, tand: diente). Este rey consiguió agrupar en un único reino a varios pequeños países escandinavos con normativa diferente. Por eso, los responsables de Bluetooth decidieron dar el mismo nombre a esta nueva tecnología. De hecho, dos empresas de dos países escandinavos están unidas en un mismo proyecto: Ericsson, de Suecia, y Nokia, de Finlandia.

La dirección del proyecto corre a cargo del grupo SIG (Special Interest Group), formado por Ericsson, Nokia, Intel, IBM, Toshiba, Motorola y 3Com (Palm). Además, más de 1.600 empresas se han adherido al proyecto y todas tienen derecho a utilizar la especificación v1.0, la primera versión de la especificación Bluetooth.

Gehitu iruzkin bat

Saioa hasi iruzkinak uzteko.

Babesleak
Eusko Jaurlaritzako Industria, Merkataritza eta Turismo Saila
MAIER Koop. Elk.
KIDE Koop. Elk.
ULMA Koop. Elk.
EIKA Koop. Elk.
LAGUN ARO Koop. Elk.
FAGOR ELECTRÓNICA Koop. Elk.