Laponia: un territorio con una vida dura y fuerte

Mujika, Alfontso

Elhuyar Fundazioa

A comienzos del tiempo Dios entró en el mundo a dos hermanos y les dio un territorio montañoso de ambiente cálido y dulce para vivir. Un día una fuerte nevada azotó la tierra y los dos hermanos estaban a punto de morir bajo la nieve. El primero se guardó en un abrigo para protegerlo. El otro se quedó al aire libre y se enfrentó a la tormenta de nieve. Tras el atasco los dos estaban bien. El que se enfrentó a la tormenta eligió el territorio más frío del mundo para vivir: fue el padre de todos los laponeses. El otro partió hacia el sur: fue el padre de todos los demás seres humanos.
La laponia está dividida en cuatro estados y tiene forma de "croissant".

Así lo explican los laponianos (o los sames, con su palabra de autodesignación).

Laponia se encuentra en el norte de Europa. Hacia el este se extiende hasta la península de la Cola rusa, al borde del Mar Blanco, y en el oeste abarca Finlandia, Suecia y el norte de Noruega. Alta, los límites de Laponia en cuanto al pueblo nómada no son demasiado precisos. Sin embargo, en la actualidad los laponianos viven principalmente en territorios superiores al círculo polar ártico.

Son muy pocos los ladrones nómadas. Unos ladrones que han dejado el nomadismo se sitúan en los márgenes de las carreteras durante el verano para vender artículos artesanales a los turistas.
A. Mujika

En la mayor parte de Laponia, el sol no aparece en el cielo durante muchos días de invierno (por ejemplo, durante 70 días no se ve el sol a una latitud de 72´3). Es una noche polar. En verano, por el contrario, el sol no baja muchos días del cielo (por ejemplo, 80 días en círculo polar, es decir, 663 – 32’ de latitud). Es el sol de medianoche. La nieve cubre 8 meses al año Laponia y en las altas montañas la nieve nunca desaparece. En la costa la famosa Gulf Stream (corriente marina del golfo de México) estalla el clima: las temperaturas medias anuales extremas en la costa son -17°C y +18°C a una latitud de 70°C y el mar no se congela (en la misma latitud o incluso en latitudes más pequeñas, como Alaska o Groenlandia el mar se congela). En el interior, en latitudes similares, las temperaturas medias extremas son -42? C y +27´. Los veranos son muy cortos y calurosos (en verano la temperatura en Laponia es muy similar a la del Mediterráneo).

Los laponianos en la actualidad

Amanecer en la costa de Laponia. En el Océano Arcaico. El atardecer y el amanecer coinciden en el corto verano de Laponia.
A. Mujika

No es fácil saber cuántos son los laponianos, ya que las estadísticas no son muy fiables y se pueden utilizar distintos parámetros para definir quién es el lapón (idioma, raza, ...), pero se estima que son cerca de 40.000. Casi dos tercios de ellos viven en Noruega, cerca de 10.000 en Suecia, cerca de 4.000 en Finlandia y cerca de 2.000 o 3.000 en la Unión Soviética.

Según los hábitats y las actividades, en la actualidad los laponianos están divididos en cuatro grandes grupos. El grupo más grande lo forman los laponianos de la costa. Viven en los fjords del norte de Noruega. Son pescadores y agricultores. No tienen cabaña de nieve y son sedentarios. Están plenamente integrados en la sociedad noruega moderna.

El mayor grupo de laponianos vive en la sinuosa costa noruega.
TO-FOTO NS

Otro grupo es el de los lapones forestales. Viven en Suecia. Cazadores, pescadores y agricultores con pequeñas cabañas de reno. No son nómadas pero realizan pequeñas migraciones. Están integrados en la sociedad moderna. En este grupo se pueden incluir los laponianos rusos, llamados skolt. Skoltek forma un subgrupo entre los laponianos (vestimenta diferente, ortodoxos religiosos, tradiciones peculiares...), pero las dos guerras mundiales han sufrido un gran cambio en su vida.

El tercer grupo lo componen los laponianos de los ríos. Habitan en las orillas de los lagos y ríos del norte de Escandinavia. Su actividad principal es la pesca, sobre todo la de salmón. También se dedican a la agricultura como actividad complementaria. Son sedentarios.

Parque nacional de Urho Kekkonen en Finlandia, en el corazón de Laponia. Los robles enanos y las coníferas aparecen mezclados, con brezos y musgos que cubren el suelo. El bosque no es cerrado, está cubierto de claros.
A. Mujika

El último grupo es el de los ladrones de las montañas: seguidores de los antiguos laponianos, “auténticos” ladrones que cuidan y crían los ciervos de nieve. Las dos migraciones anuales de reno obligan a tener nómada. Sólo representan el 10% del total de los laponeses y habitan en regiones del interior de Noruega, Suecia y Finlandia. Los ciervos de nieve, agrupados en grandes grupos, parten en busca de alimento hacia el norte en primavera y regresan a los pastos del sur a finales de verano. Los laponianos los dirigen por caminos concretos y adecuados. El laponiano cuenta con tres grandes elementos de resistencia y manejo de los ciervos: el perro, los esquís y el lazo. Se alimentan con el ciervo de nieve para alimentarse y alimentarse: se alimentan de la carne de reno o ahumada y de la leche. Por otro lado, utilizan la piel del renombre para construir las tiendas cónicas de los campamentos y para hacer botas, pantalones y zamarras.

El equilibrio de la economía de Laponia, basada en el crecimiento del reno, ha cambiado drásticamente con la incorporación a la economía de mercado. Cada vez son más los jóvenes lapones que se incorporan a la sociedad moderna, dejando su cultura y sus tradiciones. La vida, la cultura y la lengua de los laponianos que han perdurado miles de años se encuentran hoy en día en peligro.

Clima y vegetación

El paisaje de Laponia varía mucho de verano a invierno. La escasa vegetación que protege a los animales hace imprescindible el camuflaje blanco de invierno, tanto para presas como para presas. En las fotografías aparecen el zorro ártico (Alopex lagopus) y el lagópodo escandinavo (Lagopus lagopus) con el “uniforme” de verano e invierno. Sin embargo, el cambio de color no se debe directamente a la nieve, sino al cambio de las horas de luz. Por ello, en inviernos con poca nieve es fácil ver animales blancos en suelo oscuro. También sucede al revés en las primaveras con abundante nieve. (Foto: M. Rikkonen).

Para poder vivir en estas duras condiciones climáticas, animales y plantas han desarrollado una gran variedad de adaptaciones. Sin embargo, a pesar de que las condiciones climáticas generales de Laponia son algo anteriores, las diferentes regiones geográficas, la altura, la orientación, etc., generan muchos y muy limitados microclimas: costa de profundos fjords, cordillera entre Noruega y Suecia, meseta central de Laponia rizada y sobria, zonas pantanosas, áreas forestales... ... Por tanto, la vegetación varía de un lugar a otro.

En la tundra, sólo los líquenes, los musgos y algunos juncos sujetan el suelo mediante largos y sólidos raíces. Nada más crece. En otro nivel, en el límite del bosque, aparecen otras plantas que no logran un buen desarrollo: líquenes gruesos (que se alimentan en invierno por los renos) y distintos tipos de brezos. Por otra parte, los árboles que mejor soportan las condiciones de las regiones frías de Laponia son el urki nano ( Betula nana ) y el abedul de montaña ( Betula tortuosa ). Son árboles pequeños, muy ramificados y con raíces fuertes.

El ciervo de nieve es el animal más conocido de Laponia y la base de la economía de Laponia.
Reinhard

Su rápido crecimiento y su adaptación a las condiciones invernales hacen que las coníferas crezcan en zonas imposibles de crecimiento, por lo que indican los límites del territorio que cubre el bosque en el norte y en zonas altas. En su tronco crece un liquen pardo llamado Parmelia. Este liquen crece donde está claro, aunque las temperaturas son muy bajas. En invierno sólo crecen en la parte del tronco que no queda bajo la nieve. Por tanto, el límite inferior del liquen en el tronco indica la altura media de la nieve en invierno.

A través de las abedules no crece la hierba, sino las plantas como el musgo, el brezo, el arándano... A menor altura hay bosques de coníferas que necesitan más tiempo para crecer que los abedules. El abeto es muy abundante, pero a menudo crece de forma irregular por el peso de la nieve. El deterioro de la punta del abeto es normal y se desarrolla el nuevo tronco por alguna de las ramas laterales. Por ello, en lugar de la típica abeto troncal, son muy frecuentes los nombres erróneos de dos troncos.

Fauna de Laponia

El perro Morrobravo Itxas no es muy grande, pero los grandes machos pueden pesar 180 kg. Los cachorros de mar nacen sobre el hielo entre febrero y marzo y tienen un pelaje blanco y suave, muy apreciado para los cazadores.
Reinhard

El ciervo de nieve ( Rangifer tarandus ) es sin duda el animal más conocido y abundante de Laponia. La capacidad de adaptación de este animal es enorme. Su pelaje tiene un espesor medio de 4 cm, un aislante perfecto. Viven del paralelo 60 hacia el norte, pudiendo llegar hasta el paralelo 80. El sapo es ancho, lo que le permite moverse con facilidad sobre la nieve y el barro. Migrante, en otoño se dirige hacia el sur, siempre agrupado en grandes grupos.

En la costa se encuentran la foca común ( Phoca groenlandica ) y la foca marmolaire ( Phoca hispida ), pero no son muy numerosas. En los mamíferos terrestres destacan los zorros y osos. Su cuerpo es más grueso y sus extremidades más pequeñas que el de otras regiones más templadas de Europa. Mantienen mejor el calor con cuerpo grueso y pierden menos calor con miembros pequeños. Por otro lado, al zorro, liebre y armiño del arco se le pelea en invierno para poder camuflarse bien en la nieve. Lo mismo ocurre con las aves que no migran, como los lagópodos.

Los animales migratorios, como los renos, o los que hibernan, como los osos, no necesitan cambiar de color.
J. Osteng Hov

A la hora de informar sobre la fauna de Laponia, no se pueden omitir insectos. Desde el inicio del deshielo y el deshielo hasta la primera nevada, los mosquitos son el rasgo más destacado del verano en Laponia. Cada día nacen millones en tierras pantanosas. La trompa es casi tan larga como el cuerpo y las hembras agarran a los animales, sobre todo a los renos (incluso a las personas), para absorber la sangre. Sus picaduras no son peligrosas (no transmiten ninguna enfermedad), pero sí irritantes que pueden llegar a enloquecer los grupos de ciervos de nieve.

Laponianos y lapón

Dos son las características físicas más destacadas de los laponianos: su pequeño tamaño (1,55 m. de media entre los hombres y 10 cm. menos entre las mujeres) y su cráneo muy pequeño y de forma especial. El pelo es generalmente suave y oscuro. La cara es de aspecto pera, con las mejillas ligeramente salientes y la piel de color aceite. Ojos generalmente pardos o marrones. Así que físicamente no se parecen a sus vecinos, los nórdicos.

Tienen una visión exigente, incluso en la vejez. En su sistema sanguíneo poseen anastomosis (uniones no habituales entre arterias y venas), lo que les permite soportar mejor las bajas temperaturas. Son fuertes y vivos, de carrera ágil y alta resistencia (en 1883 el explorador noruego Amundsen envió a dos ladrones a explorar los territorios internos de Groenlandia y cuando regresaron afirmaron haber recorrido 460 kilómetros sobre esquí en 57 horas. Nadie les creyó, pero uno de ellos participó en una carrera sueca y ganó: ¡Pasaron 220 km en 21 horas! ).

Los laponianos, en general, son pequeños y su piel es oscura, a diferencia de los escandinavos.
TO-FOTO NS

El origen de los laponianos no está nada claro, pero parece ser que el origen de C. Llegaron a Escandinavia hacia el año 2000 o, más concretamente, a los territorios en los que actualmente residen. Llegaron por el sur, huyendo de los ataques de otros pueblos.

Pertenece al grupo de lenguas fino-ugranas Laponiera, que es una rama de la familia lingüística ural-altaiana. Los idiomas más conocidos de esta rama son el suomio (finés) y el húngaro. El laponés tiene tres dialectos principales, bastante diferentes entre sí. El dialecto septentrional es el más extendido: Dos de cada 3 laponianos lo hacen en iparlaponés. En el lapón oriental se realiza hacia el este del lago de Ina (Finlandia del Noreste y Rusia). Por último, el surlapón, el menos extendido, se encuentra en Noruega Media y Suecia.

La fonética y gramática del laponés son complejas (por ejemplo, tienen 9 pronombres personales: 3 singular, 3 plurales y 3 duales, es decir, nosotros dos, vosotros dos, ellos dos). El léxico, como es de esperar, es muy rico en cosas y conceptos propios de su estilo de vida (metereología, fauna y renombre, por ejemplo), pero escaso en conceptos abstractos.

Gehitu iruzkin bat

Saioa hasi iruzkinak uzteko.

Babesleak
Eusko Jaurlaritzako Industria, Merkataritza eta Turismo Saila
MAIER Koop. Elk.
KIDE Koop. Elk.
ULMA Koop. Elk.
EIKA Koop. Elk.
LAGUN ARO Koop. Elk.
FAGOR ELECTRÓNICA Koop. Elk.